“Techo de cristal y suelo pegajoso” en las organizaciones.



Hace algún tiempo descubrí los conceptos: “Techo de cristal” y “suelo pegajoso”, ambos explican las barreras invisibles que viven las mujeres en el desarrollo personal y social que impide a las mujeres acceder a cargos de responsabilidad en las organizaciones independiente de los méritos y éxitos laborales.


El concepto techo de cristal, subyace solapado a pre concepciones sociales tales como: que las mujeres se comprometen menos, poseen una alta carga familiar, embarazo, disminución del valor femenino ante el valor masculino, prejuicios en torno al valor real que poseen las mujeres, reticencia ante el rol de liderazgo, mayor labilidad emocional, etc. El concepto piso pegajoso es lo que nos ata a no poder avanzar hacia adelante. Existe así un entramado que es en horizontal, techo de cristal, y en vertical que es el suelo pegajoso.

Por tanto como mujeres debemos lidiar con una pesada carga social, el esfuerzo ha de ser el doble pues no basta con un buen desempeño sino que además se debemos avanzar con obstáculos instalados socialmente los cuales también se observan en las organizaciones.

Ahora bien, si sabemos que el machismo existe en las organizaciones ¿cómo se enfrenta la igualdad de oportunidades en la escala jerárquica? ¿Cómo se enfrenta la diferencia de remuneraciones entre hombres y mujeres? ¿Cómo se enfrenta el machismo que viene tanto de hombres como mujeres? ¿Cómo se protege y resguarda la integridad de las mujeres víctimas del machismo en una sociedad donde el machismo está normalizado? ¿Cómo vencer el techo de cristal y suelo pegajoso?

Sin duda resolver una problemática tan compleja tomará tiempo, el primer paso es reconocer el valor propio que poseemos por el hecho de ser mujeres, valorar las experticias de cada una, respetar el espacio de cada mujer, educar a nuestros hijos desde los valores de la equidad, apoyarnos entre mujeres pues considero que la fuerza colectiva de las mujeres es una de las mayores armas contra el machismo, porque a través de esto hemos podido dejar en evidencia que las violencias y discriminaciones hacia las mujeres son un problema social. El machismo es ejercido por hombres y mujeres. Para vencer el machismo debemos educarnos y reeducarnos todos y no basta con entender que es el machismo sino con realizar reales acciones que venzan estigmas, sesgos y estereotipos.


Por: Susane Díaz Apablaza


Fonoaudióloga Universidad de Concepción, Magíster en audiología Universidad Andrés Bello, Máster en atención temprana e hipoacusia infantil Universidad de Alcalá, MBA © Universidad Andrés Bello. Académica Universidad de Los Lagos. Me considero una mujer valiente, sensible pero con una gran fortaleza.


Facebook: Susane Díaz

Instagram: Susane Díaz 

Twitter: Susane Díaz Apablaza.