Columna SANDRA DOMÍNGUEZ

Con 19 años después de un breve paso por la Universidad como estudiante de enfermería, supe que tenía una pasión y compromiso con nuestro género femenino. Fue entonces que decido estudiar Cosmetología, desde esa arista entregando Bienestar y Salud como emprendedora logrando una cadena de centros de estética. Debido al alto volumen de personas que atendíamos, comienzo mis estudios en Ingeniería en Administración de Empresas el cual 4 años más tarde culmino.

En mi experiencia de atención a nuestras consultantes de estética observe que había mucho más que un problema estético, así que decido vivir por 1 año en Europa y me formé como Coach Ontológico y neurobiológico, para brindar un servicio Integral preocupada por el bienestar desde el interior hacia el exterior.

Además en mi paso por España lance mi primer libro de desarrollo personal el cual lleva por título:" No acepte los "No" de mi vida ¿y tú?."

ABRIENDO LAS PUERTAS HACIA EL CUIDADO Y BIENESTAR

Siento que hay un tema sumamente importante, poco hablado, el cual es dar a conocer cómo las emociones afectan a nuestra belleza, estética y comprender que nuestro cuerpo con todos estos conflictos estéticos está tratando de expresar emociones retenidas no escuchadas. No se trata de preocuparse sólo de la superficialidad, de las exigencias que nos imponen hoy en la sociedad, ni de exigencias físicas para poder ser consideradas con nuestros pares, en grupos de amistad, relaciones laborales, etc., sino más bien se trata de ir mucho más profundo y entender los conflictos desde su raíz, para poder hacerlos conscientes y sanarlos.


Comprender cómo es que las emociones afectan a la estética, es comenzar a hacernos conscientes de que no solamente somos un cuerpo físico, sino además, un cuerpo energético, un cuerpo emocional, un cuerpo mental, y nuestro cuerpo almático, y cuando estos 5 cuerpos no caminan en coherencia y en sintonía una de las maneras que tiene de expresarse es a través de nuestros conflictos estéticos.


Entonces cuando traemos a nuestra mente consciente que nuestros 05 cuerpos están en incoherencia, comenzamos a preguntarnos, ¿De dónde surge esta incoherencia?. Antes de continuar con el apartado mencionaré cuáles son los conflictos estéticos más frecuentes que son consultados y que carga energética poseen cada uno de estos conflictos según el libro de medicina Germánica.


Acné: Posible conflicto de rechazo estético en el proyecto sentido. (Lo que cargo por herencia de mis ancestros) Desvalorización estética de la madre hacia ella misma o hacia el bebé.


Arrugas: Conflicto de protección y separación. Resentimiento con la vida, dejar que se vea nuestro resentir a través de la piel.


Celulitis: Conflicto de miedo al compromiso. Miedo a ser abandonado. También en la infancia.


Obesidad: . Suele tratarse de algo que se va repitiendo en el tiempo, a veces de forma insospechada pero que nos lleva a una sensación de peligro continuada.


Entonces para responder la pregunta antes mencionada, es necesario que nos volvamos un observador cuántico, y que comencemos a recorrer nuestra vida, como por ejemplo, preguntarnos ¿Cómo fue nuestra infancia?, ¿Cuáles son las heridas que arrastro desde aquella época, del cual no me he dado el tiempo de sanar, el tiempo de comprender?, ¿Cómo fue el periodo de mi gestación en el vientre de mamá?, ¿Cómo se encontraba ella en aquel momento?,¿Cómo se encontraba mi padre?, y determinar cuáles son esos conflictos que no logro hacerlos conscientes hoy, los cuales están repercutiendo en la actualidad, sin siquiera tener idea de ello, ya que éstos se encuentran albergados en el inconsciente.


Reflexionar acerca de nuestro árbol transgeneracional (Lo que cargo por herencia de mis ancestros) y traer a la conciencia que quizás soy portadora de esos conflictos inconscientes de mis ancestros, que han llegado a uno para que esas oscuridades se vuelvan luz.


Desde este breve texto te invito a elevar conciencia, de que no eres sólo cuerpo físico, sino que en ti residen heridas desde nuestra infancia, existe conciencia colectiva familiar, que se está expresando a través de tu cuerpo; que mientras sigas insistiendo en dar soluciones superficiales, solo lograrás que estos conflictos se expresen con aún más fuerzas en tu cuerpo, en tu persona, en tus resultados, en tu vida personal, en tu vida laboral, porque debes saber que la solución yace en tu interior. Yace en conocerte a cabalidad y en la profundidad de tí, y que no solo se trata de un conocimiento superficial, como por ejemplo tus colores favoritos, citas, música, comida, sino más bien que se trata de saber quien realmente eres, cuáles son esas sombras que cargas en tí, y de qué manera te estas haciendo consiente que tu cuerpo físico, es lo único material que realmente posees para estar en el paso de esta vida.


Ahora que a través de estas líneas has podido comprender que ocultan algunos de los conflictos estéticos más comunes en un gabinete estético, lo siguiente es comprender que la mayor parte de estos conflictos surgen de creencias heredadas, limitantes, patrones aprendidos. Realmente ese ser no eres tú, ya que eres luz, eres amor, y una maravillosa manera de comenzar a vivir una vida en libertad, es que devuelves a tus ancestros aquellos programas aprendidos que hoy no están sirviendo para lograr verte y sentirte bien contigo misma.


Te invito a que realices estas sencillas rutinas de autocuidado y sanación.

● Dedica 15 minutos diarios a pequeñas meditaciones aportando luz a tu cuerpo, sanidad, bienestar, energía.

● Cuida tu campo energético sexual, ya que tu energía se contamina, y con esto tu cuerpo se siente más cansado, sin energía, tu piel comienza a tornarse más opaca, ya que se acentúan aún más éstos conflictos estéticos.

● Aporta a tu vida todo aquello que te brinde armonía, equilibrio.

● No dejes tus cuidados estéticos, ya que ambos son un complemento para producir buenos resultados, por tanto es indispensable quedar en manos de una profesional del área.

● Bastante agua, buena alimentación, vida sana y deporte.


Y por sobre todo comprender que tu cuerpo está expresando todas estas emociones ocultas desde la infancia, desde tu gestación, desde las herencias de tu árbol familiar, que hoy se encuentran bloqueadas, silenciadas, y que necesitan ser sanadas, con amor, comprensión, apertura de mente, brindando ese espacio, ese tiempo que tu cuerpo merece.