Columna MARÍA PAZ HENRÍQUEZ

Ingeniero Comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, con 30 años de experiencia. Como ejecutiva, en empresas de servicio tales como Lan Chile, VTR Telecomunicaciones y Clínica Maitenes. Como directora, en empresas del área de distribución eléctrica ,de la salud y en asociación empresarial, Familias Empresarias de Chile. Hoy también muy involucrada en el acompañamiento de la mujer empresaria, de la mujer en transición hacia el emprendimiento y de la mujer dentro de las familias empresarias.


¿EVOLUCIONAR A LOS 50?



“Hace solo unos años, ni por un momento me hubiese imaginado que ante mí se abriría tan maravillosa oportunidad y que a los 55 años pudiera estar abordando un nuevo camino, con la pasión, seguridad y empoderamiento que esta etapa de la vida me ha brindado“.


Empresaria en el área de la salud desde el año 2000, y dedicada 100% a llevar el negocio familiar desde entonces, el año 2017 tuve el coraje de dar un paso al costado y salir de la administración y de la primera línea de mi empresa. Esto siempre es difícil para uno como empresaria, pero sobre todo para uno como “mujer empresaria “. Normalmente estamos convencidas de que sólo bajo nuestros ojos se puede manejar bien nuestra empresa. Sin embargo, a mí me pasó lo contrario. Se me abrió un mundo nuevo, fue una tremenda oportunidad para poder, desde mi rol en el directorio, mirar y desarrollar el negocio con una visión más estratégica , incorporando la experiencia de haber estado en la primera línea.


Y lo más importante ocurrió a nivel personal, ya que sólo entonces abrí mis ojos a nuevas y atractivas oportunidades en mi vida laboral .


Es así como hoy , paralelamente a manejar mi empresa desde el directorio, soy tremendamente feliz de poder acompañar a otras mujeres de mi edad en el desafío de hacer evolucionar sus negocios, emprender en nuevas oportunidades o buscar el desarrollo de su propio potencial profesional.

Las mujeres, ejecutivas o empresarias, estamos tan absortas en nuestro trabajo que es recién a esta edad, cuando paramos y nos preguntamos: Quién soy? , Qué he hecho por mi propio desarrollo?, como profesional y como persona? No es sino ahora, que la etapa del acompañamiento a nuestros hijos, la etapa de la relación con nuestra pareja, la etapa laboral donde hemos llegado, nos permiten replantearnos el evolucionar en la vida profesional con un “propósito”.


Impulsado por las grandes iniciativas actuales en Chile en relación a la igualdad de género, hoy se abre este espacio para pensar en nosotras mismas . Pero debemos trabajar duro en ello, ya que a pesar de estar dotadas de una gran experiencia y grandes competencias y habilidades desarrolladas a lo largo de toda nuestra carrera, tenemos miedo a lo nuevo y al cambio.


Hoy, la mujer profesional sobre los 50 años está invitada a seguir su camino laboral con un “propósito” personal, profesional y social , que la inspire y la ayude a buscar su propia evolución. El conectar con otras mujeres, conversar y escuchar es sin lugar a dudas la mejor manera de lograrlo.