Columna FRANCISCA BEZMALINOVIC

Directora de la empresa Francisca Bezmalinovic y Cia Ltda, dedicada al Interiorismo, Decoración y Gestión de proyectos de arte.

Egresada Licenciatura en Estética, Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) actualmente realizando proyecto de tesis. Certificado Gestión Cultural para las Artes y la Cultura, PUC. Certificado Historia del Arte , PUC. Licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales, UNAB. Diplomada en Reforma Procesal Penal, UNAB.

EL ARTE EN LO ESENCIAL DE LA VIDA


El arte ha estado presente en la vida del hombre desde sus orígenes y es vital en la vida cotidiana, tanto es así, que ocupa gran parte de nuestras vidas sin que tengamos conciencia de ello. Vivimos rodeados de diferentes manifestaciones creativas que nos parecen parte de la vida, sin detenernos a pensar que detrás de ellas, está el ilimitado espíritu creador del hombre.


Curiosamente, además, la creatividad se potencia y las habilidades humanas florecen en tiempos difíciles, por lo que el arte como proceso creador, ha sido fundamental para sobrellevar muchas situaciones complejas a lo largo de la historia y en especial hoy, para enfrentar la actual crisis sanitaria.

Este remezón, nos obligó a parar el ritmo agitado de la vida y a conectarnos con cosas más esenciales y humanas, a poner atención a lo básico de nuestras vidas, a vivir emociones, reconectarnos con otros y con el mundo de una manera más simple y humana. En cierta forma debimos enfrentar esta crisis de manera primitiva y sin ruta clara, sin que nada nos sirva, el hombre vulnerable, en su máxima fragilidad frente a la naturaleza, tratando de mantener su inmunidad, apartándose del resto de los hombres y llenándose de energía en gran medida a través de la creatividad.


Sin darnos cuenta, el arte ha sido un medio potente para la supervivencia humana, y esto es en gran medida, porque el lenguaje del arte, expresado a través de imágenes, colores, formas, sonidos, a veces comunica más que las propias palabras y transmite emociones, pensamientos e ideas, que muchas veces las palabras no lo lograrían. Es un lenguaje mágico que conecta nuestras almas con la realidad, dándonos momentos de claridad donde uno descubre cosas y se auto descubre.

Nos hace reflexionar y tener pensamiento crítico, nos conecta como comunidad dándonos una identidad cultural, nos ayuda a comprender el mundo y la realidad, ya que es una forma de conocimiento que visibiliza las emociones de un periodo y lugar determinado, además nos hace conocernos a través de nuestro interés, nos refleja en nuestras apreciaciones, nos sensibiliza y eleva.


En tiempos de cuarentena es un sentir generalizado que esta experiencia tiene que servirnos para aprovechar mejor el tiempo, hacer cosas que nos gusten, leer más, tener más contacto con la naturaleza, darle un lugar más importante en nuestras vidas a las experiencias artísticas, simplemente abrazar etc. Hemos visto la importancia de las áreas artísticas para poder vivir bien este momento, acompañados por música, exposiciones virtuales, recorridos de museos, obras de teatro, literatura, baile, manualidades, cantos o encuentros virtuales para reflexionar etc.

Me alegra este interés y que se aprecie lo importantes que son los artistas en lo esencial de la vida, ya que las prácticas artísticas tienen un papel fundamental en el cultivo del espíritu y en el desarrollo de la humanidad.


Por eso creo vital poner en un lugar importante a las artes en general, que como dijo Nuccio Ordine en su libro “ La utilidad de lo inútil”, muchas veces se creen “inútiles” pero que tienen en realidad una “gran utilidad”.

A pesar de que el arte, como pocas actividades, solo trae beneficios,

curiosamente son profesiones que han perdido valoración, la mayoría prefiere que sus hijos no estudien carreras como arte, filosofía, literatura, actuación, música, fotografía, cine, incluso diseño y arquitectura, pero sin embargo no podríamos vivir ni un solo segundo sin poder apreciar la belleza de una obra de arte, sin reflexiones en torno a la existencia, sin un libro, sin teatro o películas, sin música, sin fotografías que vayan dejando registro de nuestra vida, sin proyectos de urbanismo y diseño etc o docentes encargados de desarrollar estas habilidades. Al final son ellos los grandes genios, que han podido ver más allá, sabios maestros que por estar siempre conectados con la esencia nos sostienen hoy para enfrentar la realidad, entregándonos lo mejor de la vida, ya que el valor del conocimiento inútil aún cuando no se puede convertir fácilmente en cifras, es sin duda el que hace a una sociedad más reflexiva, humana, solidaria, colaborativa y sensible.

Por lo mismo los invito a reflexionar y revalorar estas áreas, y ojalá a vivir experiencias de placer estético que son las que ofrece el arte en general, a través de las artes visuales, la música, literatura, arquitectura, etc que movilizan las emociones, transforman nuestro espíritu y mejoran la condición humana.


Instagram: @franbezmalinovic

Contacto : fbezmalinovic@uc.cl