Columna de SONIA CASTRO

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.



INSTROSPECCIÓN, BUSCA DENTRO DE TI

Si partimos del significado etimológico y nos vamos al origen, la palabra introspección proviene del latín y su definición es “mirar adentro”.


Introspección es el acto de mirarse a uno mismo, de buscar en el propio interior, en sus pensamientos, en sus sentimientos con el objetivo del autoconocimiento para poder hacer una identificación, percepción, interpretación y comprensión de las propias emociones, pensamientos y conductas.


Es el acto reflexivo de la mente del ser humano de cara a ser conscientes de los propios estados, de los que suceden ahora y de los que también ocurrieron en el pasado.


El método introspectivo es la base de varias escuelas de psicología y la introspección suele estar vinculada y es habitual relacionarla con la meditación, con la reflexión, con el yoga e incluso con el Mindfulness, pero no son lo mismo.


Antes de enfrentarnos a un proceso de introspección es importante tener presente unas pautas o tips generales que a continuación detallo:

1. La introspección ha de ser una decisión personal y totalmente libre y voluntaria.

2. Busca y elige el momento del día más oportuno y un lugar tranquilo. Sin interrupciones, sin distracciones, sin obligaciones pendientes y urgentes en tu cabeza.

3. Ten en cuenta que el pasado va a ser parte del proceso.

4. Haz un listado de necesidades, de vacíos, dificultades y todas aquellas cosas a autoevaluar.

5. La autocrítica, la valentía, la objetividad, la sinceridad, el análisis y la humildad serán parte fundamental de la introspección.

6. La introspección mejora con la práctica y con el entrenamiento.


¿Cómo practicar la introspección a través de la meditación?


La meditación es una opción más para llegar a lo más profundo de uno mismo y un camino más hacia tu interior. Esta práctica muy antigua es ideal para conseguir conocernos mejor y trabajarnos desde la introspección.

Lo más recomendable es sacar un ratito cada día para meditar. No hace falta que sea un rato largo, con 15 minutos al día será más que suficiente, quizá por la mañana al despertar o a última hora de la tarde.

Ejercicios para meditar hay muchos, lo que todos tienen en común es que con ellos establecemos la calma, sin atender al ruido exterior.