Columna de PRISCILLA ZAMORA

Directora Women in Management. ONU Mujeres.


HEMOS AVANZADO LO SUFICIENTE?


Hace unos días en una entrevista en una radio, un panelista me preguntó si no creía que ya hemos tenido suficientes quejas, que se ha avanzado suficiente, que las mujeres están mucho mejor que antes, y que es hora de avanzar.


¿Hemos avanzado lo suficiente? No. En el mundo hay sólo un 47% de participación laboral femenina (el resto no puede principalmente por razones del cuidado de otros), hay en promedio un 25% de brecha salarial, y sólo hay un 5% de mujeres CEO’s en empresas S&P.


Me pregunto constantemente cómo avanzar más rápido y he llegado a tres conclusiones. La primera: educar. Fomentar conversaciones y debates con argumentos, pero para eso es necesario aclarar antes algunos conceptos. Hay palabras a las cuales les tenemos miedo, rechazo o no hay claridad de su significado, por lo que quiero definir 6 conceptos claves[1]:


Feminismo: igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres, reconociendo sus diferencias.

Igualdad y equidad de género: la primera habla de condiciones para el desarrollo pleno del potencial de hombres y mujeres. El segundo tiene una connotación de justicia, son medidas que compensan discriminaciones. Es un medio para alcanzar la igualdad.


Género: construcción social de atributos asociados a hombres y mujeres, lo que se espera permite, y valora en ellos.


Sexo: conjunto de características biológicas que permiten distinguir si una persona es mujer, hombre y/o intersexual.


Identidad de género: experiencia de género innata, interna e individual de una persona, que puede o no corresponder con la fisiología de su sexo.


Patriarcado: organización sistemática del poder del hombre o lo masculino sobre la mujer o lo femenino. Es una relación de dominación y subordinación.


Lo segundo: este es un desafío de mujeres y hombres. Esto no es para nuestras hijas o nietas, esas declaraciones externalizan el trabajo pendiente, sino que debemos declarar que es un desafío de todos en la actualidad. Para esto, hay que aceptar que todos tenemos prejuicios que afectan día a día una igualdad real, si no tenemos esa conciencia no podremos avanzar. Debemos incorporar a los hombres en esto y escucharnos mutuamente.


Y tercero: resiliencia. Esto no es una moda, estamos en un momento crucial, un cambio de paradigma cultural. No caigamos en la complacencia de pensar que ya está todo listo, sólo porque la tarea es tediosa o de largo aliento. Todos podemos ser agentes de cambio para la igualdad de género y transformar nuestra sociedad. Para esto debemos instruirnos y cuestionarnos individualmente, convocar a hombres y mujeres y desarrollar resiliencia y pensamiento crítico. Nadie dijo que sería fácil, pero estoy segura de que tampoco será imposible.


[1] Fuente: Curso online “Yo sé de Género 1-2-3”, de Onu Mujeres. Para formación online y gratuita, visita trainingcentre.unwomen.org