Columna de NELLY SUAREZ

Escritora, Coach y Consteladora familiar.



RENACER Y SANAR TU CORAZON.

Atreverse a revisar las heridas emocionales, es un verdadero reto y para quienes lo consiguen efectivamente, es equivalente a completar una hazaña como escalar el Everest, cruzar nadando un océano, etc. Y me atrevo a creer que aún mas grande. Es equivalente a sacarse el corazón, con una mano y curarlo con la otra, no es fácil pero no hacerlo es peor, esa es mi propia vivencia.


Este planteamiento lo hago basada no solo en mi experiencia personal, también en mi observación de otras personas y clientes de Coaching, consultantes de Constelaciones Familiares. Porque si no se sanan las heridas emocionales, se vive constantemente repitiendo historias de dolor como si se viviera cíclicamente. Algunas incluso heredadas ancestralmente.


Antes de iniciar cualquier proceso de sanación, es importante establecer bien sea por cada ser humano personalmente o con el apoyo de otra persona, ojalá profesional calificado para tal fin, los beneficios de hacer este viaje al interior del corazón, y todo lo que  puede aprovechar del mismo. Sobre todo tener la convicción que hay que cambiar las vivencias por unas nuevas y más satisfactorias.


Así es que si el origen del “problema” esta en cada ser humano.


Es obvio aunque no lo parezca que la solución también se encuentra en cada uno de nosotros. y será su decisión y deseo de sanar quien le otorgará el éxito .


El libro “El camino de la transformación” se aborda la transformación como: Un proceso, un camino que nos lleva a entender el mundo y a nosotros mismos de manera diferente. Una vez que iniciamos este camino no volveremos a ser los mismos. Cada paso en la dirección del nuevo ser deja atrás, de manera definitiva, a aquel que éramos.


Emprender la aventura de la transformación implica asumir retos, desafíos, incertidumbres, preguntas sin respuesta, errores y equivocaciones que llevan hacia lugares desconocidos que, aunque desconocidos, son el cimiento para establecer metas que ayudan desafiar lo establecido, lo paradigmático lo inamovible.

Todo viaje transforma algo en quien viaja; por eso, cada investigador, con cada investigación, se aventura hacia la vida y hacia la ciencia, hacia la academia y hacia la locura. Todo es posible si se permite establecer nuevos estándares, si se permite, simplemente, disfrutar


Se nace físicamente una sola vez en la vida, pero se puede renacer más de una vez emocionalmente, sobre todo cuando se han vivido circunstancias dolorosas, difíciles, se ha sentido miedo, angustia o desolación o cuando, simplemente, se desea un cambio de vida, entonces es importante renacer y transformarse. Renace el ser que quiere vivir libre de todo lastre, sin apegos, sin juicios en su mente; solamente explorando lo que lo rodea. Se renace, también, cuando se decide cambiar los hábitos o cuando se decide dejar trascender lo que se ha vivido. Suárez Bonilla, en su libro “Un viaje interior”.


Transitar por el camino de la transformación es, en definitiva, un reto para cada ser humano, transformación que supone y constituye un verdadero crecimiento como persona y como profesional desde la generosidad, la confianza y la actitud de servicio como formas de conquistar y conquistarse.


Por lo tanto, cuando se decide transformar lo vivido, aquellas experiencias que han sido buenas y malas, y construir sobre la base de la vida misma es cuando se renace para transformar el ser y sus acciones.


Porque está bien ser diferente, está bien salirse de lo “normal”, está bien tomar nuevos rumbos que otros no se han atrevido a iniciar; es más, es necesario hacerlo para ir hacia donde los sueños se dirijan, aquellos sueños que acompañan al ser humano durante el transcurso de la vida, sueños que motivan a tomar decisiones buenas o equivocadas y que han dado la oportunidad de caer, sacudirse el polvo y retomar nuevamente el rumbo, o por el contrario, sonreír porque todo salió muy bien y fue buena decisión. Ambas decisiones son necesarias para crecer, para renacer de las cenizas cuando así se precise.


http://www.scielo.org.co/pdf/rlsi/v14n2/1794-4449-rlsi-14-02-00007.pdf