Columna de MERCEDES GONZÁLVEZ

Psicologa. Terapia Sistémica Breve Terapia de Pareja Terapia con adolescentes y sus familias. Trastornos de ansiedad Depresión Ataques de pánico Fobias.



¿POR QUÉ SURGE LA INDESICIÓN?

7 Consejos para dejar de ser una persona indecisa.


Tomar una decisión siempre comienza por decidir o no decidir. Es por ello que ser indeciso puede llevarte al fracaso de inmediato. Descubre cómo dejar de ser una persona indecisa.


Decidir es comprometerse a alcanzar los resultados deseados y alienados con nuestros valores o propósitos. La no acción o la indecisión, sin embargo, es estar interesados en que las cosas sucedan sin hacer nada. Entonces cada no decisión o indecisión conlleva no aceptar o no involucrarse con un problema o situación particular, y esa no decisión también tiene sus consecuencias. No tomar una decisión es dejar actuar al destino.


"El problema, por decirlo de una manera sencilla, es que no podemos elegirlo todo a la vez. Por eso corremos el peligro de que nos paralice la indecisión, porque nos aterra la posibilidad de que cada elección sea la incorrecta" Elizabeth Gilbert, escritora.


¿Por qué surge la indecisión?


Cuando vas a tomar una decisión y no puedes elegir entre varias de las opciones que tienes delante, es muy probable que sean una persona indecisa. En muchos casos las personas indecisas tienen los mismos problemas que les hacen dudar en la mayoría de sus decisiones. Las principales características de las mujeres u hombres indecisos son los siguientes:


• Siempre encuentran una justificación


En el momento que sientes que haces las cosas porque sigues la corriente, o porque piensas que es tu deber, quizá es que estés justificando una indecisión y seas una persona indecisa.


Falta de motivación


A causa de no tomar una decisión concreta, es probable de que estas personas se sientan desmotivadas. De esta forma, muestran un claro desinterés en muchas de las acciones que llevan a cabo diariamente.


Sufren de parálisis por análisis

La parálisis por análisis es una forma activa de procrastinación, o lo que es lo mismo, darle vueltas a las cosas en tu cabeza una y otra vez, sin llegar nunca a tomar una decisión. El exceso de análisis reúne tal cantidad de información, que genera una fatiga que dificulta tomar la decisión correcta.


Miedo a la crítica

Muchas veces, en vez de pasar a la acción y exponernos a las consecuencias negativas de la equivocación, nos aferramos en imaginar los escenarios posibles que se darían al comportarnos de una u otra manera. De este modo, la indecisión acaba siendo casi permanente.


• Evitar nuestra responsabilidad

Evitar nuestra responsabilidad y dejar que otros tomen la decisión por nosotros es una de las principales características de una persona indecisa. Tanto es así que los indecisos acaban siendo dependientes de sus seres queridos en diversos aspectos.


• Temor al fracaso

La anticipación de un fracaso hace que muchas personas no pasen a la acción. Pero ¿qué es el fracaso? ¿Lo contrario al éxito? Parece que no. Fracasar es no intentarlo, no aprender o no levantarse. El verdadero error estaría en no resistir, en no cuidar cada detalle, en no contar con el fallo humano cuando planificas, en no poner todo de tu parte y en dejar abatirte por la indecisión de no probarte a ti mismo.

"Si no actúas sobre la vida, la vida actuará sobre ti" Robin Sharma, escritor.


En muchos casos la indecisión va precedida de una enfermedad psicológica. Si crees que este es tu caso, puedes consultar con un psicólogo profesional para poder visualizar que es lo que te impide avanzar en tu vida.


¿Cómo dejar de ser una persona indecisa?


Para poder dejar de formar parte de las personas indecisas puedes trabajar en diversos aspectos de tu personalidad. En la mayoría de casos estos métodos psicológicos que te presentamos a continuación pueden serte muy útiles.


1. Tener en mente tu objetivo


A veces tenemos una indecisión porque nos hemos olvidado por completo de nuestro principal objetivo. Tanto es así que al no aclararnos y no saber exactamente lo que queremos en nuestra vida puede ser una manera de frenar nuestros propósitos y metas. Para poder remediarlo debes apuntar tus preferencias y cada uno de los pasos que debes hacer para llegar a ellos.


2. Deja atrás la culpa


En algunos casos lo que nos impide tomar las riendas de nuestra vida es sentirnos culpables por una decisión que ha afectado a alguien de nuestro entorno. Debes tener en cuenta que no puedes cambiar el pasado, por ello, es esencial enfocarte en lo que sí puedes controlar. De este modo, aprende a tolerar esa culpa y haz todo lo que tengas en tus manos para solucionar aquello que quizá hayas roto.


3. Aprende a ser seguro


Una persona indecisa acostumbra a sufrir de inseguridades constantes. Trabajar en tu seguridad o autoestima es vital para poder tomar buenas decisiones y abatir cualquier indecisión. Es por ello que debes conocer tus defectos y habilidades y aceptarte tal como eres.


4. No te dejes llevar por el perfeccionismo


Cuando una persona es extremadamente perfeccionista y se obsesiona con algo, es muy probable que acabe convirtiéndose en una persona indecisa. En estos casos, el exceso de perfección puede hacernos dudar entre una decisión u otra y frenar nuestro desarrollo personal. Para poder combatir esta actitud debes intentar ver tu situación desde otra perspectiva y tomar distancia de lo que estás haciendo.


5. Desarrolla la confianza en ti


La indecisión también puede aparecer a causa de una falta de confianza en uno mismo. En muchas ocasiones esta mentalidad va de la mano de pensar que no tienes lo suficiente para lograr el éxito en esa tarea concreta. Por ello es vital aprender a aceptarse a uno mismo y reconstruir nuestra autoestima.


6. Busca apoyo emocional

En el momento en que ves que tu entorno tiene una actitud negativa hacia tus decisiones, es normal desarrollar miedo y acabar siendo una persona indecisa. Es por ello, que en muchas ocasiones las amistades o seres queridos pueden llegar a ser tóxicos para nosotros. En estos casos es vital alejarte de estas personas y construir nuevos vínculos fomentados en la positividad y el aprendizaje.


7. Asume la responsabilidad


Algunas personas postergan o evitan ciertas decisiones ya que no quieren asumir la responsabilidad si las cosas salen mal. Tanto es así que quizá incluso no quieran llegar a ser adultos y sufran del conocido síndrome de Peter Pan. Para dejar de ser una persona indecisa es vital coger las riendas de cada una de las acciones que hagas. Es por esto que es fundamental saber perdonarte a ti mismo y tolerar cualquier tipo de fracaso que te pueda ocasionar cualquier decisión.


El inmovilismo nos lleva a la mediocridad, el miedo y la infelicidad. Que algo no vaya como a ti te gustaría no implica que sea así siempre: el pasado influye en el futuro, pero no lo determina. Así que déjate de excusas, toma decisiones y pon tu energía para disfrutar del trayecto sea cual sea el destino. La toma de decisiones aumentará tu sensación de libertad, tu compromiso contigo mismo y con los demás así como tu nivel de satisfacción en general. Junto a las decisiones sentirás que eres capaz de tomar las riendas de tu vida de nuevo.


Sigue caminando, tómate un tiempo y piensa que nada es permanente en este mundo, ni si quiera los problemas. Alejandro Jodorowsky, artista.


https://www.mundopsicologos.com/articulos/el-problema-de-la-indecision#