top of page

Columna de LUZ ELENA ZEA

Directora arsvivendi Design


HACER EMPRESA ES EMPRENDER UN CAMINO MUCHAS VECES DIFÍCIL, DE RIESGOS Y DESAFÍOS.

Como empresaria Colombiana con más de 20 años en el país y como invitada y colaboradora de Mujeres influyentes hoy quiero hablar de emprendimiento, quiero compartir con ustedes mi experiencia personal que espero pueda ser útil para otras mujeres de lo que para mí ha sido lo más importante al momento de emprender, creando mi empresa arsvivendi design. Algunas de Ustedes la conocerán: desde el 2003 es una marca premium, dedicada al suministro y comercialización de objetos de diseño, utilitarios en el diario vivir o con la idea de sorprender a la hora de ser entregados como regalo.



Hacer empresa es emprender un camino muchas veces difícil, de riesgos y desafíos. Para comenzar es indispensable actuar con resolución y avanzar para lograr que nuestras ideas se cristalicen, apostando en medio de dificultades sin permitir que el miedo al fracaso nos paralice a tal punto que nuble nuestros sueños.

Cuando hablamos de empeño, hablamos del esfuerzo y de la valentía que mostramos cada día para cumplir las metas trazadas, siempre con la fuerza para levantarnos después de tropezar o caer y aprender de ello y siguiendo adelante a pesar de la incertidumbre y algunas veces de la frustración.


En síntesis y para no extendernos mucho más en este punto, hay que disfrutar de lo dulce y de lo amargo que puede ser este camino porque como leí en un artículo, “Emprender es una aventura en toda regla con sus luces y sus sombras, pero, sobre todo, es el orgullo de poder luchar por levantar algo de la nada y sobreponerse a el miedo por saltar al vacío para logarlo todo”.


Una vez convencida de que emprender era el camino que quería seguir, y con la claridad de qué tipo de negocio era con el cual quería hacer empresa, me aventuré con mi emprendimiento fijando estrategias y para ello fue indispensable y determinante hacer un plan de negocios, donde no solo pude definir cuanto me costaría mi inversión inicial sino para así aterrizar mi idea dentro de una realidad monetaria que me permitiese partir y mantenerme por el primer año sin morir en el primer intento.


Luego de ver que era posible cubrir mi riesgo económico realice mi propio análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) junto con mi pequeño estudio de mercado para poder crearlo.

Quiero ser muy enfática en esto porque para planificar y fijar estrategias hay que hacer números, cuidar los gastos, conocer un poco el mercado. Si no sabes cuánto va a costar tu inversión inicial, si no sabes cuáles son tus competidores, tus fortalezas, tus oportunidades y también tus debilidades, va a ser como transitar en un camino nublado y tal vez cuando tengas claridad y veas que tu negocio no da los resultados esperados vas a darte cuenta de que ya es muy tarde.


Cuando comencé con @arsvivendi design, pasé por todos estos procesos y facetas, sabía que debía controlar no solo mis gastos, sino también mis inseguridades y temores, considerando que la mayoría de quienes emprendemos no contamos con recursos o conocimientos ilimitados que nos permitan controlarlo o solventarlo todo. Así que busqué apoyo y si no lo sabía, lo preguntaba o lo estudiaba y comencé a prepararme para conocer el mercado, la gente y las leyes en Chile, pues recién había llegado al país sin conocimiento alguno sobre el comportamiento del mercado y lo más difícil: sin redes de apoyo. Y mientras estudiaba y me asesoraba partí con la investigación de mi estudio de mercado, salí a las calles y Centros Comerciales donde pensaba que mi negocio iría bien y comencé a contar bolsas! Ver quien salía y de dónde, buscando encontrar a mi público objetivo, quería saber cuánto cuestan, quién compra y dónde artículos y productos que compitieran con los míos. Esta fue una información muy valiosa que determinó la ubicación de nuestra primera tienda arsvivendi Alonso de Córdova.


Arsvivendi design, fue un éxito rotundo y tengo la convicción de que fue determinante el haber tomado riesgos, pero también habiendo hecho las cosas de manera consciente, tratando de optimizar los recursos, midiendo para minimizar en lo posible de manera anticipada los riesgos.


Conformando equipo. Estas son realmente relaciones valiosas y en lo posible duraderas. Cuando inicias un proyecto o negocio, es muy importante armar equipo cuidando siempre que los roles estén muy bien definidos para que las relaciones entre los involucrados sean las mejores, que la pasión por lo que hacen sea un vínculo presente en cada momento. Es decir, conseguir que tu equipo de trabajo se coloque la camiseta y reme para el mismo lado. Sin lo anterior es imposible trasmitir una filosofía clara de lo que es tu empresa y, en consecuencia, no será posible cuidar la relación con los clientes.


Es fundamental ofrecer una excelente experiencia en cada uno de los contactos que el cliente tenga con nuestra empresa. Es decir, no descuidar la amabilidad, la rapidez en la atención y tampoco la precisión al comunicarse y lo más importante: ofrecer soluciones lo más inmediatas posibles. Yo veo como para arsvivendi design esto ha sido un imperante para mantener por casi 20 años un nombre sinónimo de prestigio y credibilidad con puntuación cinco estrellas en las redes sociales.


Las etapas que siguen: pasar de emprender a operar creciendo; percibir el momento en el que puedas necesitar un socio o inversionista para pasar al próximo nivel.


@arsvivendi_design / www.arsvivendi.cl








Commenti


bottom of page