top of page

Columna de MARIA ELBA CHAHUAN

Vicepresidenta y co fundadora de Unión Emprendedora


EL VALOR DE LA REDES Y LAS SINERGIAS EN EL EXITO DE LOS PROYECTOS


Emprender, o sacar adelante cualquier negocio, nunca ha sido una tarea fácil ni algo que ocurra de la noche a la mañana. Existen muchos imprevistos y dificultades que deben ir resolviéndose en el camino y que requieren de resiliencia y empuje. Pero como contraparte, existen regalos que nos da la vida para incentivarnos y dentro de ellos, las redes de contactos y las sinergias que se van formando, para mí son fundamentales.

Desde niños todos tenemos la posibilidad de conocer personas, compañeros de colegio, universidad, amigos, incluso dentro de nuestras propias familias. Así aprendemos a socializar y a reconocer en otros las ventajas o habilidades que nosotros no tenemos y que son un complemento. Esto también puede aplicarse al emprendimiento, porque hacer networking y tejer redes de confianza realmente marca la diferencia. Imagina, por ejemplo, que quieres buscar financiamiento, ¿Cómo lo haces? ¿Cómo levantas capital? ¿Vas a un banco? ¿Vas a Corfo? ¿Recurres a inversionistas ángeles? Existen varias oportunidades, pero si no estás inmerso en un ecosistema donde hay personas que manejan más información y datos, es difícil que lo sepas.

Otro valor importantísimo de la creación de redes y sinergias se da en el negocio mismo, cuando encontramos a partners que se transforman en socios estratégicos para dar vida a distintos proyectos. En mi caso, he tenido la suerte de toparme con personas brillantes con las que unimos fuerzas para crear propuestas que además son un círculo virtuoso, porque ayudan a otras pymes a impulsar sus negocios. Iniciativas como Apanio o Unión Emprendedora son una muestra del valor de conectarnos entre todos para aumentar nuestro impacto y crear cadenas de valor colaborativas donde al final del día, todos ganamos.

Creo que sin embargo, existe un punto relevante donde nos falta trabajar más y que es parte de mis motivaciones. Me refiero a valorar el talento nacional y el mundo creativo aplicando la misma lógica de las redes que se vive en el emprendimiento. Soy una convencida de que el alma de un país es la creatividad, el talento y el arte, mientras que el motor de la economía está representado por las pymes y el empresariado. Ambos sectores se necesitan, pero en el caso de Chile, no se conocen muy bien ni han logrado tejer redes de confianza. Si lográramos crear un círculo virtuoso entre ambos mundos, el efecto sería increíble y muy beneficioso para Chile.

Para cualquier persona, recibir apoyo impide que el camino se vuelva cuesta arriba. Y algo importante: hay que tener la humildad suficiente para buscarlo y pedirlo. Esto no tiene nada que ver con la autoconfianza, porque cuando creemos en nosotros mismos, somos capaces también de reconocer el valor de la comunidad y la colaboración para superar desafíos que quizás sí se pueden alcanzar de manera individual con mucho esfuerzo, pero estoy segura de que los resultados serán mucho mejores y fuertes si se consiguen trabajando colectivamente.

La Comunidad Mujeres INfluyentes para mi es el ejemplo claro de colaboratividad, generosidad y abrir puertas a quien lo necesita. Conozco desde cerca la gestión y admiro a su equipo y cada una de sus colaboradoras.


@mariaelbachahuan

Comentarios


bottom of page