Columna de MARCELA OYARZÚN

Periodista y Licenciada en comunicación social con estudios en Estrategias en Comunicación Política en GWU. Fue Directora de Comunicaciones de Empresas Eléctricas AG y Actualmente dirige la Agencia de Innovación juvenil Radar Creativo y fiiS Niños Santiago.


MARZO EN EQUIPO

Compra ahora que es más barato”, es la recomendación de una amiga en estado ansioso por factor uniformes escolares y yo escucho uniformes y siento que se me vino marzo y mi sensación de angustia no es menor.


Marzo conecta con muchas realidades unas más duras que otras. Es un inicio de ciclo para los estudiantes, un mes donde te metes la “mano al bolsillo” varias veces y para muchos -la mayoría- es bien cuesta arriba, es un mes de mucha incertidumbre, sobre todo hoy, porque además es antesala a procesos profundos, a toma de decisiones relevantes y es realmente donde parte el año con todo lo que esto implica.


Vivimos tan acelerados, tan presionados, tan pauteados por la sobre información que la angustia es un factor relevante en nuestro estado de ánimo y un tema del que nos tenemos que hacer cargo sobre todo con los niños y “su marzo –diciembre” donde viven jornadas escolares extensas, orientadas a lo académico en desmedro de lo creativo y donde la búsqueda estructurada del buen rendimiento supera el trabajo en equipo porque la validación es la nota individual en un sistema competitivo con tintes de colaboración al debe.


He ahí el desafío de conectar a las nuevas generaciones desde temprana edad con el trabajo en equipo, la colaboración, la creatividad, la empatía y la innovación social.


Qué importante es que tengan espíritu de equipo, que vean cuánto valen sus ideas y cómo pueden ser actores relevantes de acciones en su comunidad. Darles espacio para abrir y despertar la mente, invitarlos siempre a trabajar con otros, que no tengan miedo y se sientan libres a la hora de crear.


Despertar su espíritu emprendedor, su sentido de comunidad, su aporte en una cadena de acciones donde cada detalle cuenta y todos indistintamente se sientan parte de esa cadena de soluciones hace totalmente la diferencia para no sentirse solo en la vorágine, no sentirse parte del problema sino más bien de la solución y sobre todo conectar a los futuros tomadores de decisiones en seres conscientes de su entorno donde para avanzar necesariamente es con otros, es un juntos, en comunidad, ese es el norte para una mejor sociedad.