Columna de LORETO LEYTON

Directora Ejecutiva de la Fundación Chilena del Pacífico.

MUJERES EN LA ESFERA INTERNACIONAL: OTRO DESAFÍO PENDIENTE


Al leer algunas de las últimas columnas publicadas en esta sección, donde se han dado a conocer las estadísticas y cifras actuales de cómo es la participación de la mujer en la economía, citando a los numerosos foros e instituciones en que se aborda esta problemática y se asumen diversos compromisos, uno siempre tiene la ilusión que, al menos por una vez, va a tener la grata sorpresa de leer que todos los esfuerzos hechos hasta ahora han dado sus frutos. Sin embargo, parece que la tarea nunca terminará, que los avances son desiguales, en general muy lentos y que seguimos muy lejos de lograr cierta igualdad.


Para aportar a estas estadísticas y a esta realidad, me referiré al mundo de la diplomacia y de las relaciones internacionales en el cual he desarrollado mi carrera profesional.

A pesar de saber que era un mundo eminentemente masculino, al momento de tener que elegir una carrera hace más de 30 años atrás, no fue impedimento para que optara por emprender en el del Servicio Exterior de Chile. El año que fui admitida en la Academia Diplomática Andrés Bello, entramos sólo 2 mujeres entre 10, lo cual fue un gran logro ya que hasta entonces sólo entraban hombres y, muy excepcionalmente una mujer por promoción. A pesar que se ha alcanzado la paridad en el ingreso de mujeres al mundo de la diplomacia en los últimos años, aún hay sólo 103 mujeres diplomáticas de un total de 491 (sólo el 21%). Y este porcentaje empeora cuando se habla de mujeres embajadoras, sólo 10 de 86 embajadores de carrera son mujeres, es decir, sólo un 11%.

Actualmente, en mi cargo de Directora Ejecutiva del APEC Business Advisory Council (ABAC), en otras palabras, el Consejo empresarial de APEC, estas proporciones se vuelven a repetir ya que, de 100 CEO´s miembros de este Consejo, sólo 19 son mujeres (cabe mencionar que, sin embargo, en el cargo de staffers o asesores de estos CEO´s para desempeñar su participación en este Consejo, la cancha se empareja, habiendo casi igual proporción de hombres que mujeres). Este 19% es en parte un reflejo de lo que es la realidad en el mundo de los negocios, no sólo son pocas las mujeres que llegan a ser CEO´s, sino que, además, son pocas las que son elegidas por sus presidentes para representarles en estos foros internacionales.

Me da la impresión que tendremos que seguir leyendo por mucho tiempo más este tipo de artículos, siempre con la ilusión que algún día nos encontraremos con la información esperada y correcta. Pero no pierdo la esperanza que los cambios sean cada vez más rápidos para que en las próximas generaciones no exista más esta brecha de género tanto a nivel nacional como internacional.

Lo importante es que no nos descorazonemos. Así como yo me atreví a emprender este desafío, incluso hace años atrás cuando el camino era un poco más pedregoso, hay muchas otras mujeres que lo han hecho y con éxito. Hoy además se cuenta con redes de apoyo importantes a las cuales se puede recurrir, las mujeres tienen más claridad sobre sus posibilidades y, algo no menor, las responsabilidades dentro del hogar son mejor compartidas.

Hace un tiempo atrás leí algo escrito por una mujer exitosa que me hizo mucho sentido: ¿por qué no hablar mejor de nuestras fortalezas? En vez de partir cualquier análisis desde las carencias ? O de lo que nos falta?

Las mujeres en el mundo de la diplomacia por ejemplo, tienen mucho que aportar. Esto no sólo desde la excelencia de su preparación profesional, que puede ser igual a la de un hombre, sino que a través de su visión particular y única, muy valiosa en un mundo donde las percepciones o la palabra no explícita muchas veces marcan la diferencia en una negociación o donde las relaciones interpersonales son muy relevantes y las mujeres podemos establecerlas desde otro lugar. Así como en Chile hemos logrado revertir las estadísticas en este campo del mundo internacional, añadiendo valor, esperamos que lo mismo suceda en otros y otros países.

Para finalizar, quisiera citar una parte de un estudio hecho en el marco de APEC (The APEC Women and the Economy Dashboard, 2017) que dice: "Si bien hay avances en algunos aspectos de la participación de las mujeres en el mundo laboral, es importante continuar trabajando a todos los niveles para eliminar los conceptos erróneos sociales sobre el papel de la mujer en el hogar y en los lugares de trabajo, y alentar a las mujeres a contribuir a la sociedad y participar en cualquier área de la misma manera que lo hacen los hombres.”