Columna de GABRIELA SALVADOR

Directora Ejecutiva VanTrust Capital.


LA VIOLENCIA Y LA DESVALORIZACIÓN DEL OTRO

La debilidad última de la violencia, es que, es un espiral descendente, que genera lo mismo que intenta destruir, en vez de disminuir el mal, lo multiplica“

La violencia, necesariamente implica perjudicar a otro, el odio nos hace ver al otro bajo una luz enteramente desfavorable, nos lleva a ampliar sus defectos y a ignorar sus cualidades . El odio hace ver al adversario como fundamentalmente malo y a nosotros mismos como seres justos y buenos.

Al mirar a un individuo como presos del odio, deberíamos considerarlo más un enfermo a quien curar, si se practica el ojo por ojo y diente por diente, en el mundo entero, pronto nos quedaremos ciegos y sin dientes“ .

Tengan o no razón si queremos parar la violencia, es preciso entender que es lo que pasa en la a de las personas, debemos escuchar a todos, los que para nosotros son culpables, ellos se sienten víctimas, y afirman haber sido tratados como víctimas y piensan que debemos ser tolerantes con ellos. Ellos piensan que su causa es justa, y sus derechos han sido violados, en el plano individual el deseo de asentar el dominio sobre el otro es un poderoso motivo de comportamientos violentos.

¿Existe un instinto de violencia? Algunos afirman que si ( Freud Lorenz ) destacan que en la biblia ya existe el “no matarás“, pero ni los filósofos, ni los psicólogos has podido demostrar la existencia de una natural hostilidad, no es comparable al hambre, ni a la sed. Cuando se activan ciertas áreas del cerebro de un ratón o un gato, estos animales son presos inmediatamente de una rabia incontrolable, y atacan con furia a todos los que están a su alcance. Si está comprobados, que los medios, son responsables de generar violencia, ya que aumenta la propensión a actuar con violencia, aumentan nuestro umbral de tolerancia de la violencia, y finalmente genera aumento de miedo e inseguridad “el mundo malo“.

El efecto más preocupante, de la violencia que nos hemos expuesto, es una hora de violencia en TV por día, cuadruplica la probabilidad de detectar esos mismos trastornos en el comportamiento de los cinco años siguientes. No implica que la televisión sea responsable de todos los males de nuestra sociedad, tampoco que todos nos transformaremos en violentos, pero si implica que la pequeña pantalla negra representa un vector notable de miedo ansiedad agresividad y violencia, y que es una lástima no actuar sobre esta palanca causal. Mucho más accesible que otras determinantes sociales como la pobreza, educación. Mientras más mira televisión, más percibe el mundo como inseguro .


Las armas Se ha podido demostrar que por su sola presencia desencadenan procesos psicológicos que activan la agresividad.

La violencia moral, como el desprecio, indiferencia, las palabras o actitudes hirientes pueden destruir nuestro bienestar interior y nuestra alegría de vivir .

¿Cómo reducir la violencia? Tres factores existen para disminuir el deseo de hacer daño, el altruismo, lo que hace es que nos afecte el destino de los otros, nuestras emociones que nos permiten controlar nuestros impulsos, y los escrúpulos morales, que nos hacen dudar ante la idea de perjudicar al otro, . Tampoco hay que reprimirnos si no que establecer un diálogo justo entre nuestras emociones, que nos gobernemos. El individualismo es el opuesto al espíritu de asociación, este confunde la libertad de hacer lo que sea y la verdadera libertad que consiste en ser dueños de uno mismo.

Para poder reducir conflictos entre grupos antagónicos, tendremos que generar instancias de contacto entre ambos, ya que cuando aprende a conocerse, conceden más valor al otro, percibiendo con mayor equidad sus necesidad y amenazas, no basta con ponernos en contacto, si no qué hay que poner un objetivo en común .