Columna de FRANCISCA CHOLAKIS

Directora Psicosocial Fundación Soymás. Psicóloga Máster en Psicopatología Clínica Infanto-Juvenil, con 9 años de experiencia en el trabajo en programas de apoyo a la Maternidad Adolescente.


#8M: VISIBILICEMOS LA MATERNIDAD ADOLESCENTE



Este 08 de marzo conmemoramos la fuerza de mujeres que históricamente han abierto espacios de reconocimiento y de derecho, lo que nos permite pensar en el pasado para posicionarnos y cuestionarnos el hoy. Pensar también en aquellas mujeres que son invisibilizadas por nuestra cultura patriarcal y pensar en nuestras madres adolescentes que el sistema ha abandonado.


Su realidad, la realidad con la que comparto mi quehacer en Fundación Soymás, no hace más que evidenciar el contexto de violencia multidimensional en el que se desarrollan. Desde su infancia, incluso desde la gestación, madres adolescentes de las comunas con mayor pobreza, se ven expuestas a condiciones adversas.


La violencia de género presente en el cotidiano, en frases como “no estudies, debes quedarte en la casa cuidando a tus hijos”, “tú no te cuidaste, ahora asume”, truncan sus proyectos de vida. El 67% de las adolescentes que ingresan a Fundación Soymás, refieren haber sido víctimas de algún tipo de violencia, no obstante, esta cifra podría aumentar considerablemente si incluyéramos el gran porcentaje de jóvenes que normalizan o no pueden expresar verbalmente esta experiencias, por la interferencia emocional que éstas producen. El 36% ha sido abandonada por alguno de sus padres, se embarazan tempranamente y pierden aún más redes de apoyo. El 46% sólo llegó a 8° Básico, el sistema educativo violenta su derecho a la educación, sin ofrecer estrategias que las retengan y les permitan compatibilizar los estudios con su maternidad. En el parto a muchas las culpabilizan por su edad y si una madre menor de edad sufre de violencia de pareja, no tiene una institución que las acoja junto a su hijo o hija.


Así, podemos seguir enunciando infinitas condiciones adversas y de violencia a las que se ven expuestas. Los agresores no solo son personas individuales, sino que la institucionalidad lo es, el Estado no ha sido garante de sus derechos.


En este contexto de desprotección, la maternidad les brinda una oportunidad. Se producen importantes cambios en su aparato mental, van construyendo su identidad maternal y encuentran motivación en la búsqueda de bienestar de su hijo o hija para hacer cambios vitales y protegerlo/a así, desde la gestación, de todas aquellos traumas y condiciones adversas.


Por tanto, es de suma importancia visibilizar y abordar la maternidad adolescente para romper el círculo de pobreza y feminización de ésta. Fundación Soymás sí lo hace, llega a tiempo a ese momento, les otorga oportunidades pertinentes de educación, capacitación y colocación laboral, de desarrollo de las potencialidades de sus hijos e hijas. Con esto se logra que las jóvenes madres sean independientes económica y emocionalmente, reinsertándose en la sociedad y no quedando marginadas en sus hogares. Las madres adolescentes SÍ PUEDEN.