top of page

Columna de FABIOLA OLATE

Presidenta y Fundadora Comunidad Mujeres INfluyentes Chile.


EL ENGAÑO DE LOS ALTOS ESTANDARES DE BELLEZA: UNA BUSQUEDA DE LA FELICIDAD PLENA.


Hoy quiero hablarles sobre un tema que nos afecta a muchas mujeres: los altos estándares de belleza que nos imponen la sociedad y cómo esto puede afectar nuestra felicidad y plenitud en la vida. Es importante que reflexionemos juntas y nos demos cuenta de que perseguir una imagen idealizada de belleza no siempre nos lleva por el camino de la alegría y la satisfacción personal. Vivimos en una época en la que la belleza parece ser una mercancía valiosa, medida por medidas perfectas, rostros sin arrugas y una apariencia impecable en todo momento. Nos bombardean constantemente con imágenes de mujeres "perfectas" en revistas, en la televisión, en las redes sociales. Estas imágenes crean una presión abrumadora para que nos ajustemos a esos ideales inalcanzables. El problema con estos estándares irreales es que nos hacen sentir insuficientes. Nunca nos sentimos lo suficientemente delgadas, lo suficientemente hermosas o lo suficientemente jóvenes. Nos compararnos constantemente con estas imágenes retocadas y, como resultado, nos volvemos cada vez más críticas con nosotras mismas. Nos olvidamos de apreciar nuestra verdadera belleza, nuestra individualidad y todo lo que nos hace únicas. Es hora de romper este ciclo dañino y comenzar a valorarnos por quienes somos, más allá de nuestra apariencia física. La belleza radica en nuestras cualidades internas: nuestra inteligencia, nuestra amabilidad, nuestra pasión por las cosas que amamos. Enfocarnos únicamente en nuestra apariencia nos impide vivir una vida plena y significativa. Recuerda, amiga mía, que la felicidad y la plenitud no están ligadas a la perfección física. Se encuentran en aceptarnos tal como somos, en cultivar relaciones significativas, en buscar nuestras pasiones y en contribuir al mundo que nos rodea. La verdadera belleza trasciende lo físico y se nutre del amor propio, la confianza y la aceptación. No te rindas ante los estándares de belleza impuestos. Acepta tus imperfecciones, abraza tus peculiaridades y celebra tu individualidad. Al final del día, las arrugas, las cicatrices y las curvas son recordatorios de nuestra historia, nuestras experiencias y nuestra fortaleza. Son testimonios de una vida vivida plenamente, en la que hemos reído, llorado y crecido. Busquemos la felicidad en las cosas que realmente importan: la conexión humana, el crecimiento personal, el amor y la compasión. Liberémonos de la carga de los estándares externos y encontremos nuestro propio camino hacia la felicidad. Recuerda siempre que eres hermosa tal como eres, y mereces vivir una vida llena de alegría y plenitud. Con cariño, Una mujer que también busca la felicidad plena


bottom of page