Columna de EULALIA LATORRE

Médico cirujano de la Universidad de la República en Montevideo, Uruguay. Posee revalidación de su título en Chile como médico cirujano, y cuentan más de seis años de experiencia en medicina estética. Es miembro de American Society for Laser Medicine & Surgery,Inc (ASLMS). Master en Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Universidad de Barcelona. Doctora en Medicina, egresada de la Universidad de la República (Uruguay), está especializada en Clínica Estética y Reparadora avalada por AMA (Asociación Médica Argentina). Cuenta con formación y certificación en laserterapia ASLMS (American Society for Laser Medicine & Surgery, Estados Unidos).



ESTRÉS OXIDATIVO...SUPLEMENTACIÓN EN LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES.

El envejecimiento es un proceso vital cualitativo, universal, progresivo, ineludible, personal y exclusivo, con características propias, por el cual algunas personas se vuelven físicamente limitadas y funcionalmente dependientes. Es un proceso fisiológico determinado genéticamente y, por el momento, inevitable. No se considera una enfermedad, pero sí es un gran factor de riesgo independiente para el desarrollo de múltiples enfermedades, agudas y crónicas.


¿Qué es el estrés oxidativo, por qué es importante pensar en él?

Situación en la cuál se pierde el equilibrio entre la generación de radicales libres y su neutralización por el sistema antioxidante endógeno. La disminución de antioxidantes frecuentemente es por carencia nutricionales, otra causa es el aumento del consumo de antioxidantes y otra razón son las enfermedades que también consumen los antioxidantes endógenos (estados estrés crónico). Algunas moléculas de radicales libres, como ser OH no son neutralizadas por ningún antioxidante endógeno, sólo pueden ser neutralizadas por antioxidantes exógenos (aporte extra), a saber: vitamina C, resveratrol, manitol, acidos grasos, vit D, vit E,entre otros. Es un problema que nuestra dieta no contiene como mínimo vitamina C…. Cuanto más oxidación, más inflamación, por ende más enfermedad (cardiovasculares, neurodegenerativas, autoinmune y cáncer), por ello debemos suplementar.


Cuáles serían las recomendaciones sobre la suplementación dietética en el riesgo cardiovascular? Aquí detallamos los suplementos esenciales para la prevención de enfermedades cardiovasculares.


VITAMINA E

Es un antioxidante de colesterol, pero al ser liposoluble se oxida rápidamente y queda depositada, para ello requiere el rescate constante de otros antioxidantes que sea hisdrosoluble y que pueda excretarse ya oxidado como la vitamina C. La carencia de vit C llevará a tener un LDL oxidado que será el origen del proceso inflamatorio de la ateroesclerosis. Por ello es importante tomarlo con otro antioxidante, no sólo..La más potente y natural es la gama tocoferol, pero farmacéuticamente se vende como el alfa tocoferol. Fuentes en la alimentación de vitamina E natural son : el girasol, aceite de oliva, germen de trigo, granos integrales, huevo, hojas verdes, zanahoria, tomate, banana, salmón, palta.

Es preciso saber que tomar la vitamina E sintética-farmacéuticamente- puede competir con la vitamina E neutral de la alimentación y disminuirla entre 30-50% su absorción. Dicha vitamina modula la inflamación celular, se impide la oxidación constante del ácido araquidónico (AA) y de esta manera se frena la producción de prostaglandinas pro-inflamatoria y tromboxano. La vitamina E parece ofrecer un medio accesible y de bajo costo para reducir los eventos cardiovasculares (CV) y la mortalidad en pacientes con Diabetes Mellitus. Es antiagregante plaquetario. Aporta protección CV.


VITAMINA C

El ácido ascórbico es hidrosoluble, termolábil, se inactiva con la luz y es altamente sensible a la oxidación. El principal problema es que el ser humano carece de la enzima que la sintetiza. Las fuentes alimentarias: brócoli, ciruela, coliflor, naranja, limón, melón, tomate, espinaca, pimienta roja, cebolla rabanito, verduras de hojas verdes.

Las principales funciones son las de oxido reducción, Este es uno de los mecanismos por los cuáles disminuye el estrés oxidativo. Además es el antioxidante exógeno de primera línea de inhibición de OH. Mantiene antioxidada a las vitaminas A, E, B2, B5 y B9 y a la molécula de LDL. La síntesis del tejido conectivo depende de la vitamina C más de lo que pensamos dado que puede aumentar el tiempo de vida de los fibroblastos por favorecer la actividad de la telomerasa. Por estas funciones la carencia de vitamina C está en la génesis de la ateroesclerosis, dado que hay una deficiente síntesis del colágeno y, por otro lado, un aumento de radicales libres que activan la colagenasa.

La vitamina C es fundamental en mantener el óxido nítrico funcionando como relajante vascular (su principal acción), la carencia subclínica de vitamina C está en el origen mismo de la ateroesclerosis.

La vitamina C es uno de los antioxidantes más seguros. Dadas las 3 funciones básicas de la vitamina C, síntesis de colágeno, inmunidad, óxido-reducción, es que tenemos innumerables patologías para su indicación.

En lo que respecta a la esfera Cv, se indica en ateroesclerosis e HTA por aumentar la vida del óxido nítrico.


VITAMINA D

La vitamina D es crítica en la homeostasis mineral y la salud del esqueleto y desempeña un papel regulador en los tejidos no esqueléticos. La deficiencia de vitamina D se asocia con enfermedades inflamatorias crónicas, como la diabetes y la obesidad, ambos factores de riesgo importantes para las enfermedades cardiovasculares (ECV). Las ECV que incluyen enfermedad arterial coronaria, infarto de miocardio, hipertrofia y cardiomiopatía, fibrosis cardíaca, insuficiencia cardíaca, aneurisma morbilidad y mortalidad.

La vitamina D inhibe la expresión del gen de renina, por lo que tiene efectos directos sobre el sistema circulatorio, y es renoprotectora. La importancia actual de la vitamina D superan las fronteras Cv, cabe destacar; modula sistema inmune, tiene actividad antioncogénica, modula el desarrollo neural, aumenta la secreción de insulina, regula el 3% del genoma Humano y actúa sobre la diferenciación de las células de la dermis y del músculo.

Sus fuentes principales: yema de huevo, leche, hígado de vaca y pescado como salmón, atún sardina y bacalao.

La vitamina D más activa es la D3 colecalciferol, la flora intestinal debe estar bien, dado que en caso de disbiosis puede estar alterada su absorción.


VITAMINA B1 o Tiamina

Sus fuentes son la cáscara de arroz integral, granos en general, frutos de mar, peces, coliflor espinaca y huevos.La Tiamina es fundamental en la producción de ATP.El músculo esquelético, cardíaco y músculo liso se debilitan por su carencia, pudiendo dar insuficiencia cardíaca, debilidad muscular, constipación disturbios neurológicos importantes. Sus indicciones son varias, en la esfera CV es un coadyuvante en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

VITAMINA B12

La cobalamina es una forma natural de la vitamina B12. Fuentes: animal, hígado, carnes, pescado, huevos y lácteos. La vitamina B12 es extraída de los alimentos por el ácido clorhídrico del estómago, absorbida en ileon y luego se libera en sangre. Se transporta al hígado como reserva. Sus funciones principales están implicadas en síntesis de vainas de mielina, síntesis del grupo HEMO, para la hemoglobina y cadena respiratoria y en la síntesis de neurotransmisores. Indicaciones varias, desde anemia perniciosa, demencia, neuropatías y para riesgo cardiovascular

La suplementación con vitaminas B: vitamina B9 (ácido fólico), vitamina B12 y vitamina B6 reduce las concentraciones totales de homocisteína (índice que traduce el riesgo CV) en aproximadamente un 25% y reduce el riesgo relativo de accidente cerebrovascular en general en aproximadamente un 10% . Las dosis altas de multivitamínicas y la administración de suplementos multiminerales parecen disminuir los eventos cardíacos combinados en una población estable, post-infarto de miocardio que no toma tratamiento con estatinas al inicio del estudio.

ÁCIDOS GRASOS

Es fundamental saber que los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 (ácido linolénico) y omega 6 (ácido linoleico) son esenciales, no pueden ser sintetizados por nuestro cuerpo y sólo son adquiridos por medio de la alimentación. Fuentes de ácido grasos omega 3 : animales, salmón, sardinas, truchas, arenque, anchoas, yema de huevo. Vegetales, semillas de lino, de soja, de chia, nueces almendras, inca inchi. Fuentes de omega 6: frutos secos, semillas prímula y borraja, carnes y leche materna.

En la membrana conviven todos los fosfolípidos, pero será un juego entre la dieta, el estado hormonal, el ejercicio, el sistema nervioso simpático y parasimpático de cada ser humano, como se comportarán y que pasos seguirán éstos fosfolípidos para enfermar o mantener saludable a la membrana de la célula. Un concepto fundamental es que aunque comamos los mejores omega 3 siempre deben estar asociados a antioxidantes: selenio, vitamina C y E Y b-caroteno, para evitar la oxidación lipídica. El problema de los hábitos alimentarios consiste en comer demasiado omega 6 alterando la relación óptima, 2 a 1. Se sugiere realizar un test, índic3e Omega, éste mide el riesgo de enfermedad cardiovascular al igual que el colesterol. También es una prueba real para evaluar el estado de omega-3. La mayoría de las personas no obtienen cantidades suficientes de estos nutrientes de la dieta.

La principal fuente dietética de EPA y DHA para el consumo humano es el pescado. Existe evidencia considerable de que el EPA y el DHA protegen contra las enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y accidentes cerebrovasculares), particularmente en individuos con enfermedades preexistentes. Los ácidos grasos ω3 benefician a múltiples factores de riesgo, como la presión arterial, la función de los vasos sanguíneos, la función cardíaca y los lípidos sanguíneos, y tienen acciones antitrombóticas, antiinflamatorias y antioxidantes. Los ácidos grasos no interactúan adversamente con los medicamentos. Se recomienda la suplementación con ácidos grasos ω3 en individuos con niveles elevados de triglicéridos en la sangre y pacientes con enfermedad coronaria. Una recomendación práctica para la población general es aumentar la ingesta de ácidos grasos de 3 incorporando pescado como parte de una dieta saludable que incluya un aumento de frutas, verduras, y moderación de la ingesta de sal.

MAGNESIO

Es el cuarto mineral más abundante del organismo .Es esencial para la formación de los huesos y los dientes, y para numerosas funcionas metabólicas. Las investigaciones recientes indican que la carencia de magnesio puede ser un factor para el desarrollo de la ateroesclerosis y de la enfermedad coronariana, la causa principal de ataques cardíacos. Estimula la función del calcio, actuando como antagonista del calcio, equilibra el papel de éste último en la regulación del ritmo cardíaco y arritmias, hipertensión arterial y diabetes.

Las fuentes principales son: carne, verduras, cereales integrales, legumbres germinados. El bajo contenido de magnesio puede aumentar el riesgo de fibrilación auricular.

El magnesio ayuda a proteger las fibras elásticas de la deposición de calcio y mantiene la elasticidad de los vasos. Teniendo en cuenta los numerosos efectos positivos en varios mecanismos relacionados con la hipertensión arterial, consumir una dieta saludable que proporcione la cantidad recomendada de magnesio puede ser una estrategia adecuada para ayudar a controlar la presión arterial.

SELENIO

El selenio es un componente de una enzima antioxidante llamada glutatión peroxidasa. En el organismo, forma equipo con la vitamina E, otro antioxidante. Hay cada vez más pruebas de que él selenio tiene un importante papel en la prevención de varios tipos de cáncer, cardiopatías, cataratas y problemas de fertilidad.

Procede del suelo, frutos secos, brócoli, ajo, pescado y carne.

Por qué es necesario?

Como componente de una enzima antioxidante, el selenio ayuda a proteger el ADN celular contra los radicales libres, las moléculas inestables liberadas cuando el organismo quema oxígeno.

Contribuye a evitar cardiopatías. Los estudios de laboratorio han relacionado la carencia de selenio con un aumento de incidencia de defectos cardíacos.El selenio es un oligoelemento esencial en la nutrición para la prevención de enfermedades en los seres humanos. Los estudios epidemiológicos indican una asociación entre el bajo estado nutricional de selenio y el aumento de los riesgos de cardiomiopatía, enfermedad cardiovascular y carcinogénesis en diversos sitios del cuerpo.