Columna de DANIELA RETAMALES

Emprendedora Social, Conferencista Internacional e Ingeniera civil industrial de la PUCV, con Magíster en Gestión e innovación social. Co-Fundadora y Directora Ejecutiva de Fundación Prótesis 3D, Fundadora de Extraordinarias y Presidenta del Consejo internacional de YouthActionNet. Reconocida como emprendedora social y líder a nivel internacional por organizaciones como Youth internacional foundation y la Embajada de Estados Unidos.


¿QUIÉN TE EXIGE CUANDO TE EXIGES?

En el día a día nos vemos abrumadas por todas las exigencias que debemos cumplir en los diferentes roles laborales y familiares que asumimos. Sin embargo, muchas veces pasamos por alto las necesidades que requieren estos roles y las reemplazamos por altos estándares de autoexigencia; cuando no nos basta con cumplir lo básico y muchas de nosotras además intentamos de que no se nos note el gran esfuerzo que realizamos.


Esté afán por sobresalir en todos los roles propuestos, asociándolo con esa falta de aceptación de que somos capaces nos lleva a autoexigirnos. Esta situación es definida por Valerie Young dentro del contexto del síndrome del impostor, como la “Super Mujer”: aquella persona que debe cumplir con excelencia y destacar en todos sus roles, incluso dejando de lado el bienestar personal, los hobbies y pasiones, incluso trabajando horas extras para que todo salga perfecto; resultando en sentirse que está perdiendo el tiempo si no está trabajando.


El gran problema de esto es cuando dejamos de lado el bienestar personal y no ponemos atención al agotamiento extremo, de repente vemos que el cuerpo nos está pasando la cuenta con enfermedades tanto físicas como psicológicas. En mi caso, después de sobre exigirme y descuidarme hasta más no poder tratando de sacar adelante Fundación Prótesis 3D, el cansancio constante termino en un cuadro importante de anemia asociada a otros malestares.


Estos episodios se conocen como “Burn Out”, una enfermedad reconocida por la OMS, que se caracteriza por cuadros de insomnio, dolor de cabeza, falta de concentración, entre otros. Evaluar los diferentes roles que estamos cumpliendo, el nivel de compromiso y exigencia que somos capaces de entregar sin poner en riesgo nuestra propia salud física y mental resulta fundamental para prevenirlo.

Con todo lo anterior, hoy quiero invitarte a revisar los roles que estas asumiendo en tu vida y reevaluar estos compromisos, para que puedas equilibrar tu trabajo y tu vida personal con tu salud física y mental. Que nuestros estándares de sobre exigencia no sean la razón para sentirnos fracasadas y, sobre todo aprender a poner límites y desprenderse de esos roles que no están aportando en tu vida y que están generando un peso tremendo. Así, la invitación es a cuestionarnos si es necesario el esfuerzo que estamos realizando o si solo somos nosotras mismas las que nos estamos autoexigiendo.