Columna de CAROLINA GARCÍA BERGUECIO

Experta en Diversidad e Inclusión. Fundadora de Comunidad Inclusiva, Fundación con foco en lograr un cambio cultural, profundo en diversidad, equidad e inclusión. Miembro de RedMAD. Mentora de Comunidad Mujer. Embajadora de HER Global Impact, y de Expo Inclusión. Premio Mujeres Influyentes y de Diversidad & Inclusión en minería WIM (Women in Mining) 2019


LIDERAZGO INCLUSIVO ANTE LA CRECIENTE NECESIDAD DE GESTIONAR LA DIVERSIDAD.



" Los líderes, deben prepararse para desarrollar un liderazgo inclusivo, sobre todo aquellos que se han moldeado en un entorno homogéneo, la necesidad de una rápida adaptación es crítica.”


¿Qué pasaría si te digo que, en mi experiencia como persona con discapacidad, nos falta mucho para ser inclusivos, y en ambientes laborales es más fácil la exclusión para cumplir la tarea?


La creciente diversidad de mercados, consumidores, ideas y talento (género, discapacidad, migrantes, orientación sexual, edades, etc.) está impulsando a la inclusión como una necesaria competencia de liderazgo. Se valora la diversidad de pensamiento, ya que trae beneficios a la empresa. Diversidad sin gestión no es igual a Inclusión.


Ser inclusivo es un desafío enorme. Requiere tiempo y energía, dos recursos sumamente preciados de cualquier líder. Los líderes inclusivos están comprometidos con la inclusión y diversidad ya que estos objetivos están alineados con sus valores personales y con la cultura inclusiva de la empresa. Comprenden que esto comienza por ellos mismos, que son un modelo, y poseen un fuerte sentido de responsabilidad personal para generar un cambio. Requieren de coraje para confrontar la resistencia al cambio, y cumplir con el propósito. Están conscientes de sus fortalezas y limitaciones, y se hacen cargo de éstas.

Gestiona los sesgos inconscientes o puntos ciegos, entendiendo que son culturales y que pueden traducirse en decisiones injustas e irracionales. Acepta que él, como la organización, a pesar de sus mejores intenciones, los tienen. Es por esto que, es necesario establecer políticas, procesos y estructuras que contribuyan a mitigarlos.


Tiene una mentalidad abierta, un deseo de comprender cómo otros ven y experimentan el mundo, y una tolerancia ante la diferencia. Hacer preguntas curiosas y escuchar activamente son habilidades clave para profundizar su comprensión de las diferentes perspectivas. Están predispuestos a adaptar sus comportamientos verbales y no verbales de acuerdo a las demandas culturales y sin perder su autenticidad.

Promueve la colaboración, que involucra el trabajo conjunto, incentivando las ideas de cada uno para producir algo nuevo o resolver algo complejo. Pero mientras que la colaboración entre similares es algo cómodo y relativamente sencillo, el desafío se incrementa cuando tenemos que colaborar con personas diferentes. Construyen “confianza”, empoderan a sus colaboradores para que se conecten entre ellos, y se apalanquen en el pensamiento de grupos diversos.


La diversidad es una parte ineludible del mundo empresarial de hoy. Cuando los líderes tienen claridad de qué significa ser altamente inclusivos, se encuentran mucho mejor posicionados para triunfar en este contexto diverso.


Yo vivo la vida desde una silla de ruedas y en situación de discapacidad 24x7, con todos los regalos, desafíos y situaciones de exclusión que puede traer. Me siento afortunada en una realidad que es poco inclusiva y prejuiciosa hacia las diferencias. Eso me hace soñar y trabajar por una sociedad más inclusiva y justa.


¿Y tú, te consideras un/a líder altamente inclusiva?