Columna ANDREA ARMIJO

Ingeniero Civil  con estudios en transformación digital, innovación y energías renovables. Fundadora de INGENOVO  y Líder de Alianzas Estratégicas para la iniciativa público-privada "Talento Digital para Chile".

Con amplia experiencia ejecutiva y consultora senior en proyectos multidisciplinarios. Ha liderado proyectos que han sido pioneros en Chile  y el 2019 fui destacada como “Mujer Power en Energía”, reconocimiento entregado por el Ministerio del Trabajo y Previsión Social.

Miembro del Instituto de Ingenieros de Chile, embajadora de Her Global Impact (academia de innovación para mujeres en la era digital), miembro de Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento, ACERA.


El Futuro del empleo es HOY


La pandemia ha acelerado la transformación digital, lo que ha llevado a un cambio profundo del mercado laboral. Ello hace urgente generar nuevas habilidades en las personas en sintonía con lo que están requiriendo las empresas y organizaciones.



Estamos siendo testigos de un cambio único, agudizado por las crisis sanitaria, social, ambiental y económica, que nos está transformando en todos los sentidos. En Japón la palabra crisis no existe como nosotros la entendemos, es más bien un concepto compuesto por dos palabras que se escriben igual “kiki”, que significa: peligro y oportunidad. Esto nos invita al movimiento, a ampliar la mirada en momentos complejos, podemos paralizarnos o decidir replantearnos el cómo veníamos haciendo las cosas y cómo queremos seguir en adelante en el ámbito político, económico y social. Es momento de repensar cómo cuidaremos el planeta, a nuestras familias, nuestra salud y a los más desposeídos, cómo crearemos valor de aquí en adelante.



Nada de ello podrá ocurrir si no miramos el mundo del trabajo. Serán las personas quienes definirán el éxito o fracaso en este proceso de transformación. En este sentido debemos abrirnos a la innovación y plantearnos como sociedad ¿Cómo será la fuerza laboral durante y post Covid-19 en Chile?



Es clave empezar por entender cuál es el impacto actual de la transformación digital en el mercado laboral, inclusive antes de la crisis sanitaria. Todas las etapas de la Revolución Industrial han cambiado las estructuras de la producción y del trabajo. Sin embargo, esta “Cuarta Revolución Industrial”, donde la irrupción de las tecnologías emergentes como inteligencia artificial, big data, IoT, aplicadas a los sistemas productivos, empiezan a generar un gran proceso de transformación de todo lo que conocemos a una velocidad y a una escala nunca antes vivida. Cambia el sistema de producción, la forma de hacer negocios, la relación entre las personas y la tecnología, la división de labores entre humanos, máquinas y algoritmos. De acuerdo con estudios de la OCDE del 2019, el 50% de la fuerza laboral del planeta se encuentra amenazada y Chile es uno de los cinco países con mayor porcentaje de empleos en riesgo alto de ser automatizados, casi 2 millones de puestos de trabajo son altamente rutinarios. Si a esto le sumamos cómo esta pandemia ha impactado diversos sectores de la economía - estamos siendo testigos del cierre de empresas de todos los tamaños - y cómo esto ha aumentado la tasa de desempleo, se torna urgente automatizar y digitalizar los negocios por una parte y por otra, reconvertir la fuerza laboral para reinsertarla en este nuevo mundo del trabajo. En este sentido, hoy ya existen iniciativas que están trabajando es estos desafíos y que vinculan el sector público con el mundo privado y académico, como “Talento Digital para Chile”. A través de programas cortos de reconversión laboral, entrega a las personas competencias digitales que están conectadas con las necesidades que las empresas manifiestan. Este proyecto tiene como sueño que tanto el país, como las empresas y las personas puedan aprovechar las ventajas de la economía digital.



En estos tiempos hemos escuchado “los problemas complejos requieren soluciones multidimensionales”, lo cual es cierto, pero también es necesario probar en ciclos rápidos y aquí a las empresas las invito a tomar el desafío que implica la migración del negocio tradicional a un negocio digital. Es muy importante entender al cliente, ver cómo entregarle valor y ponerlo al centro y para ello hay personas que se están especializando en adquirir esta competencia, son los expertos en experiencia usuario, rol que se torna cada día más clave en el mercado. Otro aspecto fundamental, es ver qué procesos del negocio se pueden automatizar, cómo crear o rescatar la data y tomar decisiones en base a ésta. Todos estos aspectos ayudarán a mejorar el negocio y se pueden lograr incorporando programadores preparados en cada una de estas disciplinas.



Reconversión Laboral

Respecto a las personas, se ha demostrado que tenemos una capacidad infinita de reinventarnos y hoy es más necesaria y valorada que nunca. Esa naturaleza adaptativa debemos aprovecharla para instalar habilidades digitales. Así como muchos trabajos desaparecerán o se transformarán, hay nuevos roles que están surgiendo, de hecho se espera un resultado neto positivo. Chile tendrá trabajo en el futuro, pero para eso tenemos que implementar un gran proceso de reconversión, para que las personas puedan acceder a empleos de calidad. Esto tiene sentido de urgencia, por lo cual debemos trabajar con metodologías educativas innovadoras. En Chile la reconversión hacia los trabajos del futuro es AHORA. Tenemos que pasar de ser usuarios de tecnología a creadores de tecnología, de eso se trata la re-capacitación. La programación hoy está pensada como una habilidad transversal. Al aprender las bases de la programación podemos entrar a los trabajos del futuro.



Ni el mundo del trabajo, ni el del aprendizaje volverán a ser iguales, hoy más que nunca podemos prepararnos (estamos a un click del conocimiento), tenemos el deber de adaptarnos y construir un nuevo mercado laboral para el país.