BARBARITA LARA

Ingeniera de ejecución en informática, creadora del Sistema de Información de Emergencia (SIE)


EMPODERADAS, A PESAR DE TODO



Algo tan simple como un viaje en avión puede mostrar toda la discriminación que se vive por el solo hecho de ser mujer y meterte en un mundo dominado por hombres. ​


Este tema no tiene que ver con odiar a los hombres, es el hecho de no ser empático y exigir igualdad de derechos y condiciones para todos.

Tanto los funcionarios como el equipo nacional masculino de fútbol viajan en clase de negocios antes de enfrentar un partido. Me parece correcto cuando hablamos de personas que utilizan su cuerpo para conseguir un objetivo porque deben llegar descansados y rendir después de viajar desde el fin del mundo.


El problema es porqué se hace la diferencia con las mujeres, ¿acaso ellas no hacen lo mismo? Muchas veces soportaron injusticias como devolver el equipo que mojan representando a un país, que ni siquiera tuvieran sus nombres en la camiseta, que no tengan un sueldo por ejercer el mismo trabajo, ni un bus dedicado para ellas, que las diferencias de sueldos, en el caso de existir sean abismantes. A pesar de todo, siguieron. 


Me ha tocado vivirlo, que me cuestionen solamente por ser mujer: Un hombre que sale a trabajar y viaja, es un hombre de negocios. Si yo tengo que hacerlo, me han preguntado si mi esposo se enoja o si no me da pena mi hijo. Muchas mujeres han tenido que soportar preguntas ridículas que nunca nadie pensaría hacerlas a un hombre. 


El empoderamiento se define como la adquisición de poder e independencia por parte de un grupo social desfavorecido para mejorar su situación. Lo que ha logrado la roja femenina es eso, empoderarse a pesar de todo. Incluso aunque no existiera el apoyo lograron salir adelante y clasificar al mundial. Pero falta mucho para sentirnos orgullosos, ya que, muchas no pueden dedicarse 100% al fútbol porque no está realmente equiparada la cancha. Debemos reconocer nuestro talento y potenciarlo dejando de lado las diferencias.


A pesar de todo tenemos muchas mujeres que a lo largo de la historia se han transformado en un modelo a seguir, aunque estuvieran muchas veces solas luchando contra injusticias, decidieron dejar algo para las generaciones que vienen. La Selección Femenina es una gran inspiración para todos por lo mismo. A pesar de todo, están aquí, luchando por eliminar las brechas y demostrando con hechos, aunque moleste, que no es justo hacer diferencias. Feliz de poder ver niñas soñando con ser jugadoras de fútbol profesional como ellas. Estoy segura que en un futuro, la cancha estará más pareja.