COLUMNAS DE M.I. 

MUJERES INFLUYENTES

CAROLA RUIZ

Auspicio Corporativo CRPC MEDIA

Innovación en transmisión y telecomunicaciones

SIEMPRE PIENSO QUE LA ARENGA “MUJER EMPODERADA”

IMPLICA IRÓNICAMENTE LA PRE-EXISTENCIA DE LA FALTA DE PODER.

R

evisando parte de mi infancia podría explicar esta ilusión de falta de poder como la consecuencia de todo lo que se nos educa culturalmente en nuestro país.

Pienso que sin saberlo muchas llegan a creer que este es el estado natural de ser mujer .

Comencé muy niña - menor de edad - a trabajar en moda logrando un alto desarrollo en esa profesión. A lo largo de los años y los países donde residí formé el estado, para mí, natural de ser : empoderada sin duda alguna. Y es esta creencia, el estado mental que tengo . 

Sin duda, parte de algo superficial cómo la explotación sobre el estereotipo de la belleza y sé que mi experiencia no es la de todos - menos pontifíco sobre lo que he vivido - pero puedo extender que sentirse de una manera, forma la creencia y realidad en la que vivimos.

 

Todos tenemos ese poder - el que no nos faltó nunca- aunque la educación que nos toque insista en lo contrario. Entenderlo ha sido clave para lo estoy haciendo hoy.

 

Me he aventurado desde Chile en el rubro de Transmisiones y Telecomunicaciones. Sin estudios previos en esta área - que es la primera falta de poder que una misma subraya antes que otros - lo hice con la simple pero poderosa premisa de que : Estoy segura que puedo.

 

Sumó a esto que nuestro mercado se basa en la transmisión de deportes en vivo y además globales ( OTT ) - un sector con gran crecimiento y altamente masculino - lo que hace aún más grande el desafío y también la oportunidad. Buscamos ayudar al desarrollo de nuevas economías locales desde lugares remotos, partiendo por las islas del Pacífico. Y aún más ambiciosamente colaborar con a la creación de islas inteligentes pro acciones en el cambio climático.

 

En la etapa de inversión en Chile he visto que existe mucho interés en nuevos medios y tecnología, ponderando positivamente el riesgo , la innovación y lo disruptivo; no obstante la decisiones se muevan contradictoriamente en el plano de lo seguro, moderado, conocido y tradicional. Y a mi modo de ver esta cultura es el obstáculo más grande a sortear. No la falta de empoderamiento. Ni lo que uno crea de si misma.

 

Es cierto que aquí la creencia en uno misma no es suficiente, sino la creencia que los otros tienen de ti pasa a ser el factor de logro. Realizaremos transmisiones ponderando alta calidad deportiva y de imagen ; subrayando la igualdad de género - si, las deportistas mujeres ganan menos que los hombres- y cómo mencioné, de la mano de acciones por el cambio climático. Y en lo que creo y estoy segura es que además, lo haremos rentablemente.

 

Las preguntas que debilitan el empoderamiento en mis presentaciones surgen naturalmente en una, pero más en los demás . Si pudiese agregar a favor del discurso feminista , un capital femenino que no creo que exista, pero con el propósito de provocar la idea de estas líneas, diría : “Una vez una sobrina me dijo : no tengo todas las respuestas”.

 

Y esa es la mejor de las respuestas . En todo plano y en lo que emprendo ahora. Agregaría que nunca las sabremos si no nos aventuramos a ello. Y es en esto que sii estoy empoderada y creo que es la forma de empezar a pensar para que las cosas sucedan.

 

Cuándo nos unimos bajo un mismo discurso, también diluimos nuestra individualidad. Y en eso somos únicos, el comienzo del poder es reconocer que lo tenemos como individuos.

MUJERES INFLUYENTES

DENISSE GOLDFARB

Vicepresidenta Personas Walmart

PERSONAS

TRANSFORMANDO EMPRESAS

E

n veinte años de carrera, he sido testigo de la gran evolución de las organizaciones como mejores lugares para trabajar. 

Las empresas hoy son concientes de su rol clave en la sociedad y su capacidad para impactar en las vidas de colaboradores, clientes, proveedores y medio ambiente.

Esta mirada va a la par con el desarrollo de las áreas de recursos humanos/personas, que han cambiado su foco desde funciones higiénicas (pago de sueldos, beneficios) hacia un rol estratégico (agente de cambio, alineación agenda personas con el negocio). 

En el año 2000, a nadie le llamaba la atención que todos los gerentes generales fuesen hombres. Ni que el resto de los gerentes también lo fueran. Si los edificios se acondicionaban para personas con discapacidad era solo pensando en los clientes, ya que la contratación de personas con discapacidad no era tema. No se hablaba de generaciones en el trabajo, ni de las distintas necesidades que tenían. No se desarrollaba una propuesta de valor al empleado, y el concepto de marca empleadora no se conocía. Manifestarse como lugar amigable para LGBT era aún impensado.

 

Los cambios llegaron impulsados por nuevas prácticas de multinacionales, que ganaron visibilidad a través de iniciativas como Great Place to Work (2001) y Mejores Empresas para Padres y Madres que trabajan (2003). Por primera vez temas de recursos humanos estuvieron en la agenda del CEO, con un foco estratégico y de largo plazo. Se generaron círculos de colaboración para compartir mejores prácticas y las empresas chilenas empezaron a innovar y atreverse con propuestas diferenciadoras. Las compañías con mejor gestión interna lograron aumentar su satisfacción de clientes y mejorar sus resultados de negocio, junto con fortalecer su marca y reputación.

 

¿Dónde estamos hoy? 

 

Hoy tenemos nuevos desafíos que requieren que los equipos de recursos humanos se sigan transformando para impulsar la modernización de las empresas. 

Los avances tecnológicos han redefinido las reglas de cómo hacer negocios y del mundo laboral, donde es fundamental 1. entender el impacto de lo digital en cada industria y 2. definir cuáles son las habilidades y conocimientos clave que deben desarrollar las personas.

 

Tengo la profunda convicción de que en esta era de grandes avances tecnológicos hay un fenómeno innegable: estamos volviendo a lo humano. La inteligencia artificial y lo digital permiten potenciar las capacidades de las personas, realizando de modo más eficiente el manejo de datos y procesos mecánicos. Esto nos ayuda a ahorrar tiempo para dedicarnos a liderar equipos, trabajar colaborativamente, dar servicio a clientes, comunicar de modo efectivo y desarrollar personas. La inspiración, motivación y compromiso nunca serán reemplazados por máquinas.

 

El nuevo desafío es acompañar a organizaciones y personas para abrazar los cambios, con mayor foco en lo humano y el desarrollo de habilidades. Las habilidades “blandas” serán el nuevo factor diferenciador del futuro.

MUJERES INFLUYENTES

BARBARITA LARA

Ingeniera de ejecución en informática, creadora del Sistema de Información de Emergencia (SIE)

EMPODERADAS,

A PESAR DE TODO

Este tema no tiene que ver con odiar a los hombres, es el hecho de no ser empático y exigir igualdad de derechos y condiciones para todos.

Tanto los funcionarios como el equipo nacional masculino de fútbol viajan en clase de negocios antes de enfrentar un partido. Me parece correcto cuando hablamos de personas que utilizan su cuerpo para conseguir un objetivo porque deben llegar descansados y rendir después de viajar desde el fin del mundo. El problema es porqué se hace la diferencia con las mujeres, ¿acaso ellas no hacen lo mismo? Muchas veces soportaron injusticias como devolver el equipo que mojan representando a un país, que ni siquiera tuvieran sus nombres en la camiseta, que no tengan un sueldo por ejercer el mismo trabajo, ni un bus dedicado para ellas, que las diferencias de sueldos, en el caso de existir sean abismantes. A pesar de todo, siguieron. 

 

Me ha tocado vivirlo, que me cuestionen solamente por ser mujer: Un hombre que sale a trabajar y viaja, es un hombre de negocios. Si yo tengo que hacerlo, me han preguntado si mi esposo se enoja o si no me da pena mi hijo. Muchas mujeres han tenido que soportar preguntas ridículas que nunca nadie pensaría hacerlas a un hombre. 

 

El empoderamiento se define como la adquisición de poder e independencia por parte de un grupo social desfavorecido para mejorar su situación. Lo que ha logrado la roja femenina es eso, empoderarse a pesar de todo. Incluso aunque no existiera el apoyo lograron salir adelante y clasificar al mundial. Pero falta mucho para sentirnos orgullosos, ya que, muchas no pueden dedicarse 100% al fútbol porque no está realmente equiparada la cancha. Debemos reconocer nuestro talento y potenciarlo dejando de lado las diferencias.

 

A pesar de todo tenemos muchas mujeres que a lo largo de la historia se han transformado en un modelo a seguir, aunque estuvieran muchas veces solas luchando contra injusticias, decidieron dejar algo para las generaciones que vienen. La Selección Femenina es una gran inspiración para todos por lo mismo. A pesar de todo, están aquí, luchando por eliminar las brechas y demostrando con hechos, aunque moleste, que no es justo hacer diferencias. Feliz de poder ver niñas soñando con ser jugadoras de fútbol profesional como ellas. Estoy segura que en un futuro, la cancha estará más pareja.

A

lgo tan simple como un viaje en avión puede mostrar toda la discriminación que se vive por el solo hecho de ser mujer y meterte en un mundo dominado por hombres. 

MUJERES INFLUYENTES

XIMENA ABOGABIR

Socia Travesía100, xabogabir@travesía100.com

LA VIVIENDA,

UN NUEVO TEMA PARA REFLEXIONAR

D

esde siempre, el “nido” ha tenido especial significado para los seres humano y, muy especialmente, para las madres.

No sólo es el lugar donde se desarrolla la familia, sino también una especie de prolongación de nuestro ser y nuestro reino.

 

Tradicionalmente, la “casa de toda la vida” era el lugar donde lo hijos nacían, crecían y formaban sus propios clanes, rodeados de la llamada familia extendida, donde convivían distintas generaciones.

Recién el siglo pasado se impuso la familia nuclear que sólo incluye a la pareja y sus descendientes, con toda la carga laboral y afectiva que ello implicó para sus integrantes. Viviendo en espacios reducidos y actualmente ambos padres trabajando – y los hogares monoparentales en aumento, de los cuales el 77% son liderados por mujeres-, la posibilidad de acoger a los progenitores plantea tensiones adicionales: tiempo, recursos, trabajo. A modo de contraprestación, estos aportan su escuálida pensión y, cuando es posible, cuidado de los nietos y apoyo en tareas menores.

Es preciso avanzar en nuevas formas de habitar, más acorde con la realidad que enfrenta la familia moderna así como el acelerado proceso de envejecimiento de la población: actualmente para mujeres sobre 60, la expectativa de vida es 90.3 años. En este escenario, el profundo arraigo cultural relacionado con la “casa de la familia para toda la vida”, constituye un obstáculo. Toda solución que signifique desprenderse de ella resulta desgarradora, a menudo asumida como un fracaso, e incluso una traición. Se da por sentado que la casa constituye la herencia para los descendientes, lo cual en más de alguna ocasión ello ha implicado que las personas mayores viven pobres para morir ricos. No parece justo.

La tendencia global que se impone en otros países es la vivienda compartida. Ya sea acondicionando la casa de la familia para incluir a otras personas mayores afines de modo de distribuir los costos, o condominios con espacios acotados individuales que comparten lugares comunes. No existen modelos únicos sino que las soluciones dependen del nivel sociocultural, del territorio, los intereses. Lo único claro es que la vivienda compartida es más que una solución habitacional. Permite abordar el principal temor de los mayores: la soledad. Convivir posibilitan compartir tareas, recursos, cuidados, en síntesis, mejorar la calidad de vida.

Por eso, la forma de habitar en las distintas etapas de la vida nos plantea la necesidad de iniciar una nueva conversación con los hijos, sobre la forma en que queremos vivir el proceso de envejecimiento. Necesitamos explicitar nuestra voluntad cuando tenemos la autoridad y la lucidez para hacerlo. En caso contrario, serán otros quienes tomarán la decisión por los mayores, con alta posibilidad de equivocarse.

MUJERES INFLUYENTES

JACQUELINE DEUTSCH

Psicóloga de niños, adolescentes y padres.

LAS ABUELAS

DEL SIGLO XXI

U

na pregunta que surge ante tantos cambios culturales es cuál es el rol de las abuelas en este siglo. Vivimos en un mundo muy diferente al que era hasta hace unos 50 o 60 años atrás.

La tecnología ha llegado a nuestras vidas para quedarse y la hemos tenido que incorporar necesariamente, qué duda cabe. El mundo laboral es cada vez más nuestro mundo y las relaciones de pareja y las familiares son también muy distintas a la que nosotros vivimos en nuestra época.

Con el aumento en las perspectivas de vida, muchas tenemos madres y padres de quienes ocuparnos, así como también hijos y nietos. Somos un poco el “jamón del sándwich”, llamamos a nuestros padres diariamente para saber cómo están y también a nuestros hijos, que ya han formado sus propias vidas, para saber de ellos y de nuestros nietos. Las familias jóvenes en las cuales ambos padres trabajan tienen muy poco tiempo extra. La dedicación a sus propios hijos es lo que les ocupa la mayor parte del tiempo. Llamar a la mamá no está en la lista de prioridades, especialmente porque ven que somos mujeres resueltas e independientes, aunque para nosotras, la llamada de un hijo siempre es prioritaria.

Así es como vamos funcionando hoy en día y la familia sigue siendo nuestro foco central. Entonces ¿dónde quedamos nosotras, las madres y abuelas que aún tenemos salud y energía? ¿Tenemos un tiempo para dedicarnos genuinamente a lo que nos hace sentir plenas?

En mi experiencia, la amistad juega un rol fundamental, darnos tiempo (y permiso) para compartir con nuestras amigas no solo es un momento agradable. Mujeres que nos encontramos, más o menos, en situaciones de vida similares. Queremos tener tiempo para cumplir con esos pendientes que dejamos para cuando “tengamos tiempo”.  

Los nietos son una bendición, una prolongación de nuestra propia existencia acá en esta tierra. Pero ¿quién no ha sentido alguna vez que ya pasó la etapa de la crianza, pero igual participa de la crianza de sus nietos?, ¿quién de nosotras no se ha preguntado hasta donde debiese seguir apoyando a sus hijos y posponer actividades que nos parecen necesarias y relevantes?

El famoso sentimiento de culpa no parece querer dejarnos. Sin embargo, debemos cuestionarnos sinceramente cuál o cuáles son nuestras prioridades. Lo importante aquí es apoyar desde el amor y no desde la culpa. Estar plenamente conscientes de que lo que dejamos de hacer, lo decidimos voluntariamente y no por imposición de los hijos.

Dividir el tiempo entre todas las actividades, tanto propias como de los seres queridos nunca ha sido tarea fácil y menos lo es hoy en día. Somos como el pegamento entre todos los miembros del grupo familiar: mis padres y mis hijos se entrelazan en el vínculo que yo tejo.

No olvidemos entonces que seguimos siendo en extremo necesarias, que debemos también cultivar nuestro grupo de amistades que nos identifica, (que puede ser el mismo con el cual desarrollamos nuestros “pendientes”). Tenemos mucho por hacer y un camino hermoso por recorrer, que puede incluir también desafíos en lo laboral, como un emprendimiento ¿por qué no?, nos llenaría de la energía renovada que implica un nuevo desafío laboral.

Así que aprendamos a disfrutar de nuestro espíritu aún joven, a poner en práctica nuestras experiencias y sacar provecho de la mesura y la sabiduría que entregan los años, que, por lo demás, nos quedan muchos por vivir.

MUJERES INFLUYENTES

DÉBORA CALDERÓN KOHON

Periodista y columnista en medios periodísticos

EN BUSCA DE

LA EQUIDAD

E

s probable que nunca habíamos hablado tanto de la mujer como lo hemos hecho este último par de años.

Nunca habían sido tan conocidas las brechas salariales que separan a mujeres y hombres, el número de femicidios que ocurren cada año o esa interminable lista de pequeñas transgresiones que teníamos normalizadas y que nos estaban haciendo daño como sociedad completa.

Hubo que comenzar haciendo este llamado de atención generalizado y masivo para empezar a construir. Y eso es lo que se viene justamente ahora. Después de las marchas, viene el momento de visualizar aquellos aspectos que son urgentes de corregir para poder seguir avanzando en equidad de género.

Según cifras de la OCDE, cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. De hecho, el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral— produce un crecimiento económico más rápido. Pero para eso hay otras variables de las cuales hay que hecerdse cargo.

La mujer de hoy es dinámica, emprendedora, luchadora, ese es el prototipo que queremos instalar. Pero es imposible desconocer que hoy muchas de esas mujeres son madres solteras que tienen a su cargo el porvenir de sus hijos y a los adultos mayores del hogar. Un alto porcentaje de ellas no tiene una pareja que responda por manutención y por lo mismo, asume un rol de esfuerzo doble en la sociedad: por un lado generar ingresos y por otro, hacerse cargo del hogar y la familia con todo lo que ello implica.

Sin duda, todo esto se traduce en que le sea más difícil progresar y que, en consecuencia, se perpetúe la feminización de la pobreza. De acuerdo a un estudio publicado por ONU Mujeres, ellas tienen una responsabilidad desproporcionada con respecto al trabajo no remunerado de cuidados que prestan a otras personas. Las mujeres dedican entre 1 y 3 horas más que los hombres a las labores domésticas; entre 2 y 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados (a los hijos e hijas, personas mayores y enfermas), y entre 1 y 4 horas diarias menos a actividades de mercado

Con estas cifras no es difícil imaginar que la cancha no es pareja a la hora de continuar estudios, de realizar una carrera o de crecer profesionalmente en algún ámbito.

Hemos alcanzado un progreso que por mucho tiempo fue “invisible” pero para continuar avanzando, es necesario que como sociedad nos preguntemos constantemente en nuestro accionar cómo la igualdad de género incide en nuestro progreso de forma positiva.

No es pura casualidad que muchos de los países con mayor desarrollo económico son aquellos con mayores políticas de igualdad. Estos han reconocido que el desarrollo se logra cuando se escucha y se mira a través de una perspectiva de género, involucrando a los hombres y a las mujeres a través de roles que faciliten que estos trabajen juntos y juntas y tengan el mismo acceso a oportunidades.

De acuerdo al estudio de McKinsey & Company “Women Matter”, el empoderamiento económico de la mujer es un buen negocio. Las empresas se benefician enormemente al aumentar las oportunidades en cargos de liderazgo para las mujeres, algo que ha demostrado aumentar la eficacia organizacional.

Si ese empoderamiento viene acompañado de un ajusto de roles entre hombres y mujeres y de políticas de Estado que remen en esa misma dirección, sin duda las próximas generaciones habitarán en una sociedad más justa. Y puede sonar a quimera, pero habemos muchas que no hemos perdido la esperanza de un futuro equitativo.

MUJERES INFLUYENTES

LORETO LEYTON

Directora Ejecutiva, APEC Business Advisory Council (ABAC) 2019

MUJERES EN LA ESFERA INTERNACIONAL:

OTRO DESAFÍO PENDIENTE

A

l leer algunas de las últimas columnas publicadas en esta sección, donde se han dado a

conocer las estadísticas y cifras actuales de cómo es la participación de la mujer en la economía, citando a los numerosos foros e instituciones en que se aborda esta problemática y se asumen diversos compromisos, uno siempre tiene la ilusión que, al menos por una vez, va a tener la grata sorpresa de leer que todos los esfuerzos hechos hasta ahora han dado sus frutos. Sin embargo, parece que la tarea nunca terminará, que los avances son desiguales, en general muy lentos y que seguimos muy lejos de lograr cierta igualdad.

Para aportar a estas estadísticas y a esta realidad, me referiré al mundo de la diplomacia y de las relaciones internacionales en el cual he desarrollado mi carrera profesional. 

A pesar de saber que era un mundo eminamente masculino, al momento de tener que elegir una carrera hace más de 30 años atrás, no fue impedimento para que optara por emprender en el del Servicio Exterior de Chile. El año que fui admitida en la Academia Diplomática Andrés Bello, entramos sólo 2 mujeres entre 10, lo cual fue un gran logro ya que hasta entonces sólo entraban hombres y, muy excepcionalmente una mujer por promoción. A pesar que se ha alcanzado la paridad en el ingreso de mujeres al mundo de la diplomacia en los últimos años, aún hay sólo 103 mujeres diplomáticas de un total de 491 (sólo el 21%). Y este porcentaje empeora cuando se habla de mujeres embajadoras, sólo 10 de 86 embajadores de carrera son mujeres, es decir, sólo un 11%.

Actualmente, en mi cargo de Directora Ejecutiva del APEC Business Advisory Council (ABAC), en otras palabras, el Consejo empresarial de APEC, estas proporciones se vuelven a repetir ya que, de 100 CEO´s miembros de este Consejo, sólo 19 son mujeres (cabe mencionar que, sin embargo, en el cargo de staffers o asesores de estos CEO´s para desempeñar su participación en este Consejo, la cancha se empareja, habiendo casi igual proporción de hombres que mujeres). Este 19% es en parte un reflejo de lo que es la realidad en el mundo de los negocios, no sólo son pocas las mujeres que llegan a ser CEO´s, sino que, además, son pocas las que son elegidas por sus presidentes para representarles en estos foros internacionales.

Me da la impresión que tendremos que seguir leyendo por mucho tiempo más este tipo de artículos, siempre con la ilusión que algún día nos encontraremos con la información esperada y correcta. Pero no pierdo la esperanza que los cambios sean cada vez más rápidos para que en las próximas generaciones no exista más esta brecha de género tanto a nivel nacional como internacional. 

Lo importante es que no nos descorazonemos. Así como yo me atreví a emprender este desafío, incluso hace años atrás cuando el camino era un poco más pedregoso, hay muchas otras mujeres que lo han hecho y con éxito. Hoy además se cuenta con redes de apoyo importantes a las cuales se puede recurrir, las mujeres tienen más claridad sobre sus posibilidades y, algo no menor, las responsabilidades dentro del hogar son mejor compartidas. 

Hace un tiempo atrás leí algo escrito por una mujer exitosa que me hizo mucho sentido: ¿por qué no hablar mejor de nuestras fortalezas? En vez de partir cualquier análisis desde las carencias ? O de lo que nos falta? 

Las mujeres en el mundo de la diplomacia por ejemplo, tienen mucho que aportar. Esto no sólo desde la excelencia de su preparación profesional, que puede ser igual a la de un hombre, sino que a través de su visión particular y única, muy valiosa en un mundo donde las percepciones o la palabra no explícita muchas veces marcan la diferencia en una negociación o donde las relaciones interpersonales son muy relevantes y las mujeres podemos establecerlas desde otro lugar. Así como en Chile hemos logrado revertir las estadísticas en este campo del mundo internacional, añadiendo valor, esperamos que lo mismo suceda en otros y otros países. 

Para finalizar, quisiera citar una parte de un estudio hecho en el marco de APEC (The APEC Women and the Economy Dashboard, 2017) que dice: "Si bien hay avances en algunos aspectos de la participación de las mujeres en el mundo laboral, es importante continuar trabajando a todos los niveles para eliminar los conceptos erróneos sociales sobre el papel de la mujer en el hogar y en los lugares de trabajo, y alentar a las mujeres a contribuir a la sociedad y participar en cualquier área de la misma manera que lo hacen los hombres.”

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Vesna Mandakovic, Directora Académica GEM Chile, UDD

columna vesna mandakovic revista caras m
columna mujeres influyentes revista cara

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Francisca Carol Hullín, Presidenta Profesora Titular & Decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Católica de Temuco. 

columna carol hullin revista caras mujer

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Bárbara Etcheverry, Fundadora SoyMás.

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Francisca Cortés Solari, Presidenta de las fundaciones MERI, Tata Mallku y Caserta. 

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Ana María Raad

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Nicole Verdugo, jefa del Departamento de Género de la Dirección de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Direcon. Nicole recibió de parte de nuestra Comunidad el premio Espíritu Mujer INfluyente “Abriendo puertas al Comercio Exterior Femenino” en Marzo del 2018.

Mujeres INfluyentes y CARAS marcan un hito en la alianza que nos ha unido desde el 2016.  Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición Andrea Irarrázabal, CEO CLean Energy E.S.B.

Semanalmente encontrarás en el espacio “Mujeres INfluyentes CARAS”  interesantes temas de contingencia de nuestras INfluyentes expertas que nos mantendrán informadas del acontecer nacional  e internacional y de los importantes cambios de paradigmas en esta nueva era femenina.  

 

En esta edición  Paulina Nazal,  Secretaria Ejecutiva de Apec, Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico y quién fuera premiada por nuestra comunidad con el reconocimiento Espíritu Mujer INfluyente abriendo puertas al Comercio Exterior Femenino.  

 

Paulina es ex directora general de la Direcon,  la Secretaría Ejecutiva de APEC Chile 2019, siendo responsable de la coordinación de las áreas logística y sustantiva.