La empatía y el compañerismo, una gran fuerza en contra de la delincuencia.